Padres solteros, un fenómeno en crecimiento



Sabemos que el número de hogares monoparentales ha ido en aumento en nuestro país, que la promoción del divorcio ha ganado terreno y como consecuencia tenemos familias compuestas por hijos y uno solo de los padres; sin embargo el caso de los hombres solos al cuidado de sus hijos va a la alza.

El Consejo Nacional de Población consideró en el año 2000 que los papás solteros eran un sector emergente. Según los últimos datos del Inegi, en México el 8.5% de los hogares familiares son monoparentales, encabezados en un 84% por mujeres. El porcentaje restante está compuesto por 797,000 hogares encabezados por un hombre de los cuales 259,000 están separados o divorciados, 42,000 fueron abandonados y 495,000 son viudos.

Con el aumento en los casos de papás solteros, la sociedad se ha preguntado si los hombres están o no, a la altura para tener la responsabilidad de hacerse cargo de sus hijos. La realidad es que no es cuestión de saber si se es capaz o no; finalmente siempre hay algo nuevo qué aprender cuando somos padres, sin importar el género. Lo que más importa es analizar el impacto que tiene en los niños el vivir únicamente con papá o con mamá, ya que cada uno aporta herramientas distintas que les ayudarán a desarrollar su personalidad de una manera sana y estable.

En la mayoría de los casos en los que el padre tiene la custodia de los hijos, la causa suele ser que la madre tiene algún problema de salud, historial de maltrato o abandono del hogar, por lo que el padre, aparte de asumir él solo la responsabilidad de criar a sus hijos, tiene que lidiar con la crítica social de su actual situación de pareja y la descalificación por su supuesta incapacidad para cumplir con la tarea de criar y educar a sus hijos.

Además del impacto psicológico que tiene en el hombre ser padre soltero, tiene que enfrentarse también a la falta de empatía en el ámbito laboral, ya que los empleadores difícilmente ubican a los padres como los principales responsables del cuidado y la educación de los hijos, por lo tanto, no es fácil que les otorguen los permisos para asistir a las reuniones escolares o a las citas médicas.

El reto de criar a sus hijos solos no es fácil, el padre o madre que se encuentra en esta situación tiene que cambiar por completo su modo de vida y en muchas ocasiones renunciar a objetivos profesionales o personales para poder sacar a su familia adelante.

Es claro que el rol de la figura masculina dentro del hogar ha cambiado y es necesario que la percepción social con respecto a la paternidad también cambie, no podemos etiquetar o juzgar como incapaces a los padres, sólo por el simple hecho de ser hombres, ellos también son capaces de brindar amor, apoyo y una buena crianza a sus hijos.

Cada situación es diferente y en ocasiones no es posible que ambos padres permanezcan juntos. Sin embargo, estamos convencidos de que la complementariedad de papá y mamá es la que proporciona mayor estabilidad y seguridad en los niños, porque para una paternidad sana y responsable, en la familia está la solución.

Fuente: www.redfamilia.org

 


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla