¿Cómo elegir el anillo perfecto?



Pese a que todos son maravillosos, no cualquier anillo nos conviene, al igual que sucede con la ropa.

En este sentido, hay que tener en cuenta si tus dedos son largos y finos, o por el contrario son más cortos, y gruesos.

Los anillos te pueden ayudar a disimular tus defectos y a resaltar tus virtudes. Aunque para muchas mujeres es una cuestión de lógica y seguro que ya lo sabes, si tienes los dedos cortos utilices anillos pequeños y finos, puesto que cuanto mayor sea el anillo, más pequeña parecerá tu mano.

Las mujeres con manos delgadas y dedos largos están de suerte, ya que les favorece cualquier clase de anillo.

Si bien es cierto, que los anillos más grandes y ostentosos tienden a acortar tus dedos, así que si tienes complejo de dedos demasiado alargados, no dudes en hacerte con un anillo de estas características.

Los anillos de metal, oro, plata u otros menos valiosos, son especialmente adecuados para ocasiones deportivas.

Descartados por la noche y el mediodía elegante. En oro facetado, tubular o plano, en plata bruñida o mate, lisa o labrada, se adaptan particularmente a manos muy angulosas.

Por su carácter sencillo y poco ostentoso, estos anillos son aptos en especial para jóvenes. Ten en cuenta que en un solo anillo es suficiente para realzar la belleza de tus manos.

Es necesaria una elección cuidadosa: si se acierta, el anillo puede ayudar mucho a la belleza de las manos.

Tips

  • La montura oval hace los dedos más largos y esbeltos.
  • El anillo rico valora una mano de poca personalidad.
  • Las piedras grandes armonizan con las manos grandes; las piedras pequeñas parecerían, en tal caso, aun más reducida.
  • Las piedras pequeñas, permiten mantener el deseado equilibrio cuando son usadas por manos pequeñas.
  • Las piedras en escuadra resaltan más en las manos angulosas.
  • Un anillo muy valioso no es aconsejable para una mano de adolescente.
  • Dos o tres anillos juntos no son de buen gusto y hacen pesada cualquier mano; tornando imposible la armonía entre las distintas piedras, colores y luces.
  • Debe llevarse siempre el anillo adecuado que combine con la vestimenta y demás accesorios.
  • Los anillos con muchas piedras y muy trabajados, incluso los baratos, exigen un traje decididamente elegante. No se trata del valor de la joya, sino del aspecto más o menos sobrio.
  • Las otras joyas no aceptan cualquier compañía, así que mucho cuidado.

No olvides que una mano femenina flexible, cuidada y elegante en los gestos, merece el más bello adorno y el regalo más precioso: Un anillo.

Fuente: www.solonosotras.com

 


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla