Cómo enseñamos a proteger la intimidad en la web



Conocer qué redes sociales utilizan nuestros hijos o crear un ambiente cálido y de confianza en la casa con el fin de poner sobre la mesa temas como la diferencia entre lo privado y lo público, son algunos de los consejos que nos pueden ayudar como familia a manejar el uso (o mal uso) de las nuevas tecnologías.

La intimidad es todo aquello que corresponde a uno mismo: sentimientos, pensamientos, valores, elecciones y decisiones importantes que se hacen durante la vida. Por lo mismo, tiene un valor especial y único. Se puede donar a otra persona, con conciencia y voluntad, y se comparte con seres en quienes se ha depositado cariño y confianza.

Si entendemos la intimidad como tal podemos darnos cuenta que es algo muy distante de lo que sucede hoy en día con los adolescentes, el Internet y las redes sociales. Cada vez hay menos conciencia de ella y estamos inmersos en una cultura voyerista y exhibicionista que atenta agresivamente frente a este gran tesoro.

A continuación les entrego seis consejos para padres con el fin de ayudarlos a lidiar con esta situación, y enseñarles a sus hijos adolescentes a cuidar su intimidad.

1)Padres 3.0:
En primer lugar, es fundamental y estrictamente necesario que los padres estén informados de lo que hacen sus hijos en Internet. Qué páginas visitan y qué redes sociales y aplicaciones utilizan. No es necesario caer en un control excesivo, ni adoptar una actitud de detectives privados. Este ítem apunta a estar al tanto de lo que sucede en el mundo de hoy, y para los jóvenes este universo se relaciona en gran medida con Internet y las redes sociales. Como padres de adolescentes es UN DEBER saber qué es Facebook, Instagram, Twitter, Snapchat y todos los chats o aplicaciones de mensajería por los cuales los jóvenes se comunican con sus pares. La información es poder y nos da grandes herramientas para poder lidiar con el manejo de la intimidad de nuestros hijos en la red.

2)Clima abierto y cercano con nuestros hijos:
Es crucial generar un ambiente en la casa que sea abierto, cercano y cálido. Este aspecto es un tremendo factor protector. Construir un ambiente familiar, donde nuestros hijos nos perciban cercanos es fundamental para que se acerquen a conversar sobre sus miedos y dudas, y así ayudarlos a resolver conflictos. En este punto es donde tenemos que conversar con nuestros hijos sobre la importancia del pudor, cuidar la intimidad y enseñarles sobre las diferencias que existen entre lo público y lo privado.

3)Fotos en redes sociales:
Es importante que tanto los adolescentes como los padres sepan manejar y configurar la privacidad en las distintas redes sociales, de manera que la información que compartan no les juegue una mala pasada. Se aconseja, además, ser muy cuidadosos con las fotos que suben. Una vez que se sube una foto a Intenet, deja de ser propia y le pertenece a “la red”. Esto significa que sabemos dónde parte, pero jamás donde va a terminar. Desconocemos los efectos y usos que le puedan dar.

4)Ojo con la información que se comparte:
“Por la boca muere el pez” o ”por las teclas sucumbe la intimidad de una persona”. Cuidado con el exceso de información que se otorga en las redes sociales. Guiemos a nuestros hijos a ser conscientes de la información que comparten: colegio, sector donde viven, si están solos en casa, dónde están, GPS activado, etc. Debido a que es muy difícil que tengamos un conocimiento cabal de quiénes son todos los “amigos de Internet”, fomentemos que los adolescentes adopten una actitud consciente y selectiva de a quiénes le están mostrando tu vida.

5)Diferenciar entre imagen pública e imagen real:
A través de Internet, los jóvenes pueden controlar la imagen que desean proyectar frente a sus pares. Pueden jugar con su reputación, enmascarar defectos y resaltar lo que ellos quieran de sí mismos y su entorno. Sin embargo, muchas veces esta imagen es muy distinta a la realidad, y genera falsas expectativas.

6)Prediquemos con el ejemplo y no expongamos a nuestros hijos en redes sociales:
La mejor enseñanza que les podemos dar a nuestros hijos es a través del ejemplo. Ser coherentes con aquello que le estamos tratando de enseñar e inculcar. Por ende, estemos atentos de no exponer a nuestros hijos en Internet. Cuidado con las fotos en la tina cuando son chicos, imágenes en que aparecen con uniformes de colegio, información de dónde están, retratos en que aparecen de maneras absurdas, y mucho menos hacer comentarios que los ridiculicen o expongan.

 

HACERFAMILIA.NET

La Fundación para la Educación y Orientación Familiar Hacer Familia fue fundada en 1981 como una entidad sin fines de lucro, por un grupo de profesionales y padres de familia vivamente motivados por la grandeza de la vida familiar.

Su principal objetivo ha sido reafirmar a los padres como primeros educadores de sus hijos y trasmitir a la sociedad los valores que se cultivan en la familia y que influyen positivamente en el desarrollo de la historia.

Con este objetivo, Hacer Familia dicta charlas y cursos a padres y educadores, publica desde 1994 la Revista Hacer Familia, edita libros sobre educación y formación y mantiene el portal www.hacerfamilia.net desde el año 2000.

Fundación Hacer Familia
Estoril 670, Las Condes.
Santiago, Chile

Teléfonos:
(56-2)2 828 8200
(56-2)2 828 8210


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla