¿Cómo superar una pérdida?



Perder el trabajo, la casa, una pareja, un ser querido, la ciudad en donde se vivieron historias de amor y desamor, la sensación de seguridad… Es una situación a la que nos enfrentamos desde el 19 de septiembre del 2017. Hay quienes la viven como una parte natural de la vida; otros, como un golpe que los deja confusos, adoloridos, temerosos. Incluso los hay quienes desarrollan el trastorno de estrés postraumático agudo.

Es decir que cada quien reacciona de forma diferente a estas pérdidas, desarrollando una serie de mecanismos que permitan sobrellevar el dolor que conlleva enfrentar esa nueva realidad de caos. Por ejemplo, hay personas que frente al sismo que derrumbó a México se están volcando hacia el apoyo y la solidaridad; otras, deciden hacer uso del humor para tratar de reducir la tensión.

Se trata del duelo: un proceso de adaptación a la nueva realidad que puede estar cargada de tristeza, enfado, culpa o auto-reproche, ansiedad, soledad, fatiga, impotencia, anhelo, shock o insensibilidad. Incluso hay autores como Lindemann (1944), que observaron que las personas en procesos de duelo suelen sentirse con un vacío en el estómago, opresión en el pecho, nudo en la garganta, hipersensibilidad al ruido, falta de aire, debilidad muscular, falta de energía, anhedonia, incapacidad de dormir y comer, sequedad de boca y sensación de despersonalización –de no estar mentalmente en el espacio que está ocupando físicamente nuestro cuerpo–…

En su libro On death and dying (1969), la psiquiatra Kübler-Ross, describió cinco etapas por las que vive una persona durante un duelo:

  1. Negación, en donde se rechaza la veracidad del evento. Se suele pensar que “Esto no me puede estar pasando a mí”.
  2. Ira, en el cual se reconoce el evento y surge el enojo o frustración. El pensamiento que suele rondar es: “¿Por qué a mí? Es injusto. ¿Cómo me puede estar pasando esto a mí?”
  3. Negociación, aquí surge la esperanza para recuperar la seguridad y estabilidad de la cotidianidad. Se suele pensar: “Haré cualquier cosa para sobrevivir/encontrar a tal persona/regresar con mi ex”.
  4. Depresión. No hay palabras suficientes para describir la tristeza que alberga esta etapa. Suele pensarse “¿Por qué hacer algo si de todas maneras voy a morir?”, “Extraño lo que era, ¿por qué seguir?”
  5. Aceptación. Es el momento de paz, en donde se restablece la sensación de seguridad y estabilidad en la ruptura, la muerte o los movimientos de la naturaleza. Una persona en la etapa de aceptación puede pensar “Esto es lo que hay. No puedo luchar contra la realidad y deberé prepararme para esto.”

Elaborar el proceso de duelo es, en otras palabras, superar la sensación de pérdida para continuar con nuestras vidas como parte de la naturaleza. A veces este proceso puede tardar más tiempo de lo esperado, sin embargo es cuestión de seguir intentando para superar cada una de sus etapas. Para lograrlo, te compartimos algunas estrategias útiles:

  • Habla sobre lo sucedido con un ser querido que pueda escucharte. El poder hablar sobre el evento, permite que las conexiones neuronales que se activaron en ese momento puedan normalizarse –es decir, no se experimenten como un trauma demoledor–. Además, el hablar permite con amigas, familiares o psicoterapeutas, siempre brinda una sensación de apoyo y bienestar. Es terapéutico.
  • Acepta los sentimientos. Es normal sentir tristeza, rabia, frustración y agotamiento. Recuerda que lo que los labios callan, el cuerpo lo expresa mediante enfermedades o dolores.
  • Cuídate o cuida a personas que más lo necesitan. El proceso de auto-cuidado incluye comer bien, hacer ejercicio, descansar lo necesario, apoyar a otros con sus necesidades, etcétera. Para cuidarse puede bastar con un abrazo.
  • Rememora y celebra la vida. Desde un voluntariado hasta un donativo; desde una publicación mostrando la fortaleza y solidaridad de México hasta el rescatar un perro de la calle; desde cuidar una planta hasta escuchar a una persona que necesita ser escuchada.
  • Ir a terapia psicológica en caso de ser necesario. Si los sentimientos no disminuyen de intensidad con el paso del tiempo, es importante compartir el proceso de duelo con el apoyo de un experto. En especial con alguien que puede ayudar a lidiar con las emociones para recuperarse ante la pérdida.

Fuente: www.vogue.mx

 


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla