¿Es bueno desayunar cereal de caja?

La industria de alimentos sabe que mucha gente tiene problemas de tiempo para desayunar adecuadamente. Por eso han creado una gran oferta de cereales de caja prácticos y rápidos.



En algo en lo que sí existe consenso es en que nuestro cuerpo necesita carbohidratos para tener combustible para funcionar. Los mejores carbohidratos son los que provienen de los cereales integrales. Eso quiere decir que a los cereales integrales no se les retiró la capa externa (cascarilla) en donde viene la mayor parte de la fibra y las vitaminas y minerales en su forma natural.

Lamentablemente muchos cereales para el desayuno que vienen en caja, están altamente procesados y con este procesamiento se han perdido los nutrientes más funcionales que ayudan a darnos una energía constante, sensación de saciedad por más tiempo y que no generan resistencia a la insulina debido a los picos elevados que produce el almidón y el azúcar cuando se digieren.
Para que esta información te quede más clara posible déjame hablarte de los 4 efectos negativos más importantes de los cereales de caja altamente procesados (casi todos).

1. Contienen muchos azúcares

El azúcar y sus derivados son los primeros ingredientes de los cereales de caja. En las etiquetas los puedes identificar como azúcar, jarabe de maíz de alta fructosa (corn syup), sucralosa, azúcar de caña, maltodextrina, etc. Cualquiera de los derivados del azúcar cuando se consumen en grandes cantidades, como es el caso de los cereales de caja, puede generar enfermedades como diabetes, caries, aumento de peso y obesidad. También se ha observado que el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, también conocido como TDAH en los niños, tiene una clara relación con el alto consumo de azúcar de forma habitual y con colorantes artificiales.

2. Pueden producir resistencia la insulina y diabetes

Cuando los cereales integrales (granos enteros) son procesados para hacer las formas de hojuelas, pops o cualquier otra, son sometidos a procesos de pulido, donde se elimina la cascarilla externa y solo se conserva el almidón del grano. Este grano procesado después se somete a un proceso de calentamiento elevado donde muchas vitaminas se pierden por efecto del calor.

Una vez que se cuece el cereal se genera una mezcla a la que se le adicionan de forma artificial colorantes, saborizantes, conservadores, y en algunas ocasiones, fibra, vitaminas y minerales. Después esta mezcla se pasa por máquinas que le dan el acabado y la forma final para que pueda ser del agrado del comensal y que pueda ser divertido comer el cereal de caja.

El problema de todo esto es que los azúcares y los almidones del grano, que son los ingredientes principales, se degradan rápidamente a glucosa durante la digestión y la alta carga de glucosa genera que nuestro páncreas tenga que trabajar forzadamente para producir insulina, que es la hormona que puede ayudar a distribuir el azúcar por todo nuestro cuerpo. Si este efecto se produce con frecuencia, literalmente estamos desgastando el páncreas hasta que llega un momento que se agota y que se declara la aparición de resistencia a la insulina o, más grave, diabetes tipo 2, como resultado del continuo consumo de azúcar y almidones, sin medida.

3. Contienen conservadores y colorantes peligrosos

Para que un alimento sea agradable al paladar y pueda resistir muchos meses en el estante del supermercado, los fabricantes de cereales de caja usan varias sustancias como conservadores, saborizantes y colorantes. Muchas de estas sustancias pueden generar reacciones alérgicas en los niños principalmente y en otras personas pueden ser potencialmente tóxicas.

Un buen consejo cuando compres cereales para el desayuno es que leas las etiquetas y si tiene más de 5 ingredientes no lo compres. Tampoco lo compres si hay nombres en esa etiqueta que francamente no puedes ni pronunciar. Prefiere alimentos más naturales y mínimamente procesados.

Quizá te interese saber que la Radiografía del Cereal Corn Flakes de Nestlé reveló que tiene ¡17 ingredientes! Entre ellos 2 tipos de azúcar y un aditivo que se usa también en los detergentes.

4. Se hacen con granos genéticamente modificados

Las empresas fabricantes de cereales de caja como Kellogg`s y Nestlé, son verdaderos emporios en la industria alimenticia. Ambos dominan el mercado de los cereales y la cantidad de productos que producen son enormes. Para poder obtener la materia prima principal (los cereales) tienen que contar con proveedores muy potentes. Los productores de cereales que dominan el mercado, necesariamente están usando semillas genéticamente modificadas para cubrir las necesidades de producción. Los métodos de agricultura tradicionales no podrían abastecer el mercado de los cereales para el desayuno porque no pueden producir esas cantidades de materia prima.

Existe mucha información que apunta a que los productos obtenidos de semillas genéticamente modificadas pueden afectar la salud e incluso causar cáncer. Desgraciadamente para los amantes de cereales para el desayuno, los cultivos donde más se usan las semillas genéticamente modificadas son el maíz (ingrediente principal de Corn Flakes), el trigo y la soya. A menos que el producto diga en su etiqueta no contiene GMO o OMG, es casi seguro que la gente está comiendo cereales genéticamente modificados.

5. Alto contenido de sal

Otra desventaja de los cereales de caja es su contenido de sal, el cual es muy elevado. Es de sorprender este dato ya que se trata de un producto dulce fundamentalmente. Pero, generalmente los alimentos altos en azúcar, como los cereales procesados, también contienen mucha sal y los cereales de caja no son la excepción.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla