La avena, un aliado perfecto para el cuidado de la piel



La avena es un alimento de múltiples nutrientes que facilita la digestión y reduce los índices de colesterol, además de aportar hidratos de carbono, vitaminas, minerales y antioxidantes para mantener en óptimas condiciones nuestro organismo. Por sus propiedades se utiliza en un sinnúmero de productos de belleza y limpieza del cuerpo. Como por ejemplo jabones, cremas y champús para el cabello, que aporta grandes beneficios para rejuvenecer la piel.

La avena es un cereal con una poderosa acción limpiadora. Absorbe todas las impurezas y residuos que se acumulan en los poros. Además protege los tejidos de la piel de forma natural, mantenimiento equilibrado su PH gracias a las proteínas que contiene.

También contiene lípidos y sustancias absorbentes del agua, con lo que se evita la deshidratación de la piel. Elimina las células muertas y las impurezas, tales como espinillas, granos, barros y otras imperfecciones. Controla la producción de sebo y la formación de brillos tan sintomáticos en las pieles grasas.

Asimismo, este cereal es excelente para tratar irritaciones en la piel y otras afecciones como eccemas, picazones, dermatitis, urticarias y psoriasis. Ayuda a contrarrestar los daños ocasionados por estas afecciones. También se puede usar para aliviar los dolores reumáticos y en el tratamiento de quemaduras leves.

Mascarilla para combatir el acné

Se elabora una mascarilla a la que se le agregan cinco cucharadas de avena, una de miel y una clara de huevo. Se mezclan bien hasta obtener una textura homogénea y se aplica en el rostro en las zonas más afectadas y en poco tiempo se verán los resultados.

Para tratar alergias

Se recomienda beber un vaso de avena tres veces al día y tomar duchas con agua a la que se le ponen 10 cucharadas de este cereal – de preferencia entero – dentro de una bolsita de tela y se coloca dentro de la bañera. Y si no tienes bañera, se hierven 10 cucharadas con 3 vasos de agua y luego se deja enfriar, se toma un pañuelo impregnado con esta mezcla y se pasa por todo el cuerpo en especial por las partes afectadas.

Para relajación

Los baños con avena son muy relajantes y son ideales para exfoliar, limpiar y nutrir la piel, sobre todo las más sensibles y resecas. Además son muy placenteros. Para prepararlo, sólo tienes que añadir una taza de avena bien molida, aunque también  puede mezclarse previamente.

 


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla