¡Mi ex no me deja en paz!

Cuando tu ex pareja no entiende o no quiere aceptar que jamás volverá a estar contigo, te sugerimos lo siguiente.



Terminar una relación es un proceso complicado, y siempre es más difícil para unos que para otros. Los recuerdos, las canciones, los momentos compartidos nos atacan como moscas a la miel, y los días se vuelven años de un tiempo detenido.

Más o menos así se viven las rupturas, sin embargo, la cosa cambia si tú ya lograste superarlo y él sigue aferrado a tu recuerdo como si fuera lo único que lo mantiene vivo.

Volviste a salir con tus amigas y a disfrutar de las cosas buenas de la vida, consciente de que haber terminado fue lo mejor para los 2 y sin resentimientos, pero en cada bar que estás, en cada esquina que doblas, en cada tienda que compras, él aparece “repentinamente” con sus ojitos de perro triste pidiéndote que vuelvas.

Si la situación se ha vuelto insostenible y has hablado con él infinidad de veces señalándole las ventajas de ser soltero, de estar separados, y hasta tus más horribles defectos, y él sigue enamorado de tus huesitos, es momento de acciones más contundentes.

¿Sugerencias? Aquí te dejamos algunas:

1. Habla claramente con él
El primer paso que debes cubrir es platicar claro y directo. Sé asertiva y habla fuerte, no se trata de gritar, pero sí de ser enfática en tu decisión. ¡No quiero volver contigo! Sé sincera, y si ya no lo amas díselo, no con el afán de lastimarlo, sino de hacerle ver que ya no hay futuro entre ustedes. Sé cuidadosa con sus sentimientos, recuerda que el karma es una cosa seria, y que no debemos tratar a nadie como no nos gustaría que nos trataran a nosotras. Aunque en esta vida siempre nos toca jugar en ambos lados de la moneda.

2. Recuérdale por qué rompieron
Dentro de tu asertividad hay que recordarle las decisiones que los llevaron a terminar la relación, motivos que no te permitían continuar con él, y tratar de que él recuerde las cosas que no le gustaban de estar contigo. Las relaciones son de 2 y si no funcionan, no funciona de ambos lados, sólo es cuestión de recordarle su parte.

3. Pide ayuda
Si después de hablar claramente con él sigue apareciéndose hasta en la sopa, es momento de pedir ayuda. Habla con alguien en quien él confíe, su hermano, su primo o su mejor amigo, alguien que te conozca y sepa que no te estás volviendo loca y que si le estás pidiendo ayuda es porque tienes una buena razón para hacerlo. Cuéntale la situación y pídele que te ayude a hacerlo entrar en razón, que tú sólo quieres seguir con tu vida y dejar lo demás en el pasado.

4. Rodéate de gente
Por lo general, los ex novios intensos le temen a tus amigos, así que si sabes que existe la posibilidad de que él se te aparezca procura estar rodeada de tú gente, de tus amigos. Así será más fácil que pase de largo sin saludarte, y que se dé cuenta de que realmente eres feliz soltera.

5. No hables con él enojada
Sabemos que esto es complicado porque posiblemente ya estás fastidiada, pero no debes hablar con él cuando estés enojada porque va a malinterpretar el hecho de que te afecte (porque obviamente está interrumpiendo tu vida) con el hecho de que todavía te importe como pareja. Cada vez que tengas que hablar con él hazlo de manera tranquila y calmada, con un tono de voz serio y firme pero no enojado ni exaltado. Queremos que entienda que tus decisiones son producto de un pensamiento lógico y no de una reacción emocional.

Un punto muy importante es que establezcas límites, y le dejes muy en claro qué de su comportamiento te molesta y qué es lo que no estas dispuesta a tolerar. Es decir, no es lo mismo que se “topen” en un bar, a que se “encuentren” en tu clase de pintura, porque repentinamente decidió explorar su vena artística.

6. Ignóralo
Si con todo lo anterior sigue sin entender, ignóralo. Eventualmente se cansará de hablarle a la pared. No contestes, no lo veas, has como si no existiera.

Si en algún momento sientes que el comportamiento de tu ex está cruzando una línea peligrosa, y acercándose a una la obsesividad, no dudes en pedir ayuda a su familia (mamá y papá), y a la tuya. Que sepan que su conducta está siendo inapropiada y que te sientes amenazada. Es mejor que te tachen de exagerada a que sufras un accidente poco agradable.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla