¿Que enseña el sufrimiento?

El sufrimiento es la pena o el dolor que experimenta una persona, sea esto en el contexto físico, moral, emocional al fin se relaciona con el dolor que siente una persona.



No es necesario complicarse mucho, ni dramatizar con el tema del sufrimiento, es mucho más importante saber cómo enfrentarlo, primero que nada debes analizar el motivo por el cual estás sufriendo, muchas veces sufrimos por cosas sin sentido, es bueno saber y diferenciar si es necesario ese desgaste emocional, pues aunque no lo creas cuando estás sufriendo te desgastas fisica, emocional y espiritualmente, evita todo aquello que sea evitable, no sufras por algo que no merece.

No te hablo de erradicar ciertas emociones o sentimientos, pero tú tienes la capacidad de bloquear, disminuir o cancelar tal vez eso que podría afectarte, como ser el dolor o la tristeza, estas emociones mayormente llevan a la ansiedad y esto si te conducirá al sufrimiento. Pero si el motivo por el cual estás sufriendo tiene fundamento y causa justificada, entonces te sugiero que hagas ese proceso de sufrimiento, pues sufrir también tiene sus beneficios, es bueno aceptarlo.

Nadie está exento de sufrir, de pasar por el dolor, es una etapa que todo ser humano experimenta, quien no ha sufrido por amor, o por una traición, una infidelidad, la pérdida de un ser querido, la pérdida de un trabajo, existe un sin números de eventos que pueden traer a nuestras vidas sufrimiento y dolor, la idea es aprender de esas experiencias, siempre dicen que una persona no puede tropezar dos veces con la misma piedra, pero existen excepciones, muchas personas adoran tropezar con la misma piedra siempre hasta que aprenden y ese aprendizaje fue forjado con mucho dolor.

Podríamos hablar de muchas experiencias y sacar nuestras conclusiones al respecto, pero no podemos juzgar a las personas, pues cada de una de ellas es muy diferente, por lo tanto sufre diferente, el tiempo de sufrimiento en algunos es un proceso lento, en otros será mucho más rápido algunos es como que nunca tendrá final hasta que por fin asumen su realidad, pero todas ellas habrán aprendido algo en su proceso, porque el sufrimiento y el dolor nos enseña.

Y no solo nos enseña, sino también nos fortalece, nos vuelve más fuertes, tolerantes, si bien muchas veces algo desconfiado, es natural, pues el ser humano que se decepciona, difícilmente vuelve a confiar, al menos como antes lo hacía, esto dependerá también del tipo de sufrimiento por el que ha pasado, si pasó por la traición de un amigo o la infidelidad de una pareja, no esperes que esa persona vuelva a ser la de antes, al menos muy pronto, todo tiene un tiempo, un proceso y como sanes emocionalmente será importante para que vuelvas a confiar.

Eso depende de la formación y la cultura misma de la persona, si bien todos tenemos la capacidad para salir delante de una situación dolorosa o de sufrimiento, es bueno considerar si uno está preparado realmente para sufrir. Hay personas que rechazan el sufrimiento, no lo tienen como opción, asimilan las circunstancias de la vida como experiencia, se sacuden y continúan como si nada, otras están en la búsqueda constante del placer, por lo mismo no admiten el sufrimiento, este tipo de personas buscan reprimir el sufrimiento, buscan alternativas hasta en medicamentos para optar por una salida rápida a la situación, necesitan deshacerse rápidamente de tal circunstancia que no toleran en su vida.

Pero están aquellas personas que entienden que el sufrimiento tiene un fin en sus vidas y valoran el sufrimiento, a mi parecer tan equivocados no están, quien no camino alguna vez por un sendero lleno de espinos y sintió en la piel y en la carne el dolor de esas heridas, quien después de mucho pelear no consiguió su victoria personal, entonces el sufrimiento no es tan malo como parece, por el contrario, es una experiencia con aprendizaje significativo, quien ha sufrido alguna vez ha aprendido y ha crecido como persona. El camino del sufrimiento es el camino que te conducirá a tus más grandes victorias.

Se pueden enumerar un sinfín de cosas que nos enseña el sufrimiento, por ejemplo la paciencia que es un estado absoluto de espera y con voluntad pasiva y calma, esta situación de calma trae a nuestro espíritu esa tranquilidad durante el proceso de sufrimiento, pues aunque sientas dolor o mucha tristeza sabes que esperando con paciencia esta situación pasará, pues es un estado momentáneo, no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista.

Otro punto muy importante que podemos rescatar de este aprendizaje es la sabiduría, pues uno buscará la manera más inteligente para salir de ese periodo de dolor, entonces aplicará la sabiduría para tal efecto, la sabiduría aflora cuando algo no está bien en nuestras vidas y hasta resulta irónico, que cuando pasamos por situaciones de felicidad intensa no nos detenemos a pensar en la vida, por eso la sabiduría emerge más en los estados de sufrimiento.

El estado de sufrimiento también nos lleva a reflexionar, hacer un análisis de la situación por la que se está pasando nos llevará a realizar nuestras propias conclusiones por ende podremos encontrar más fácilmente la salida a nuestras frustraciones, desengaños, tristezas, y todo aquello que conlleva un estado de dolor y sufrimiento, es bueno siempre tener en cuenta que “aquello que no te mata, te fortalece

En realidad el sufrimiento no nos limita, el temor a lo que estamos atravesando si nos limita, el miedo es un sentimiento que nos bloquea y no es buena compañera, así que cuanto antes te deshagas de ella es mucho mejor.

Es bueno siempre entender que existen límites en ciertas áreas de nuestras vidas y aceptarlas también es bueno, todos pasamos por malos momentos alguna vez y en alguna etapa de nuestra vida, y darnos permiso para sufrir por eso nos hace más humanos, nos conecta a nuestra verdadera esencia, solo puede hablar de sufrimiento quién ha sufrido, pues tener un conocimiento teórico de dolor o sufrimiento no es más que eso teoría, así que si piensas hablar de dolor que sea con conocimiento de causa, solo quién ha sufrido ha conocido el dolor.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla