Síncope, peligroso desmayo



¿Qué es?

El diccionario médico define síncope como “pérdida repentina de conocimiento, por lo general breve y reversible”. El neurólogo Santiago Cáceres Paz reconoce el peligro de esta afección: “Los síncopes relacionados con desórdenes cardiacos tienen grado de mortalidad en un año, entre 20 y 30%, e incidencia de 33% en casos de muerte súbita en los siguientes cinco años. Por ello, debe distinguirse del vértigo (mareo repentino que no causa desmayo), crisis epiléptica o trastornos psiquiátricos con los que suele confundírsele. Existen también términos que muchas veces son sinónimos, como lipotimia (pérdida transitoria de la conciencia), presíncope (se registran signos de inconsciencia sin orden), vahído (desvanecimiento) y desmayo”.

Certeza

El especialista resalta que, para realizar un diagnóstico oportuno, los profesionales de la salud aplican dos pruebas de confirmada eficacia:

De inclinación. Este procedimiento provoca hipotensión y bradicardia /descenso de la presión arterial y ritmo cardiaco, respectivamente) en pacientes susceptibles a esta afección cardiaca.

Ultrasonografía Doppler transcraneal. Se trata de una prueba que mide la velocidad del flujo sanguíneo de las arterias del sistema vertebrobasilar a través de la región temporal, esto es, de la columna vertebral hacia la cabeza.

Causa y efectos

El Dr. Cáceres Paz habla sobre las causas del síncope: “Para su funcionamiento, el cerebro necesita básicamente oxígeno y glucosa (azúcar), cuyo aporte depende del gasto cardiaco y la resistencia de los vasos sanguíneos del interior del cráneo. En ese sentido, tenemos cuatro variables que de alguna manera son responsables del síncope: hipoxia (bajo nivel de oxígeno), hipoglucemia (reducción en los niveles de glucosa), disminución del gasto cardiaco y resistencia de vasos cerebrales, divididas, a su vez, en:

Cardiovascular. Se produce por menor flujo sanguíneo cerebral y pulmonar, hipotensión y obstrucción arterial cerebral.

Metabólico. Es consecuencia de hipoxia, hipoglucemia e hiperventilación (insuficiente cantidad de oxígeno al respirar).

Neurológico o psicológico. Es resultado del aumento de presión dentro del cráneo, estados emocionales alterados (como histeria), hiperventilación y convulsiones por alteración en el sistema de circulación sanguínea”.

¿Cuándo aparece?

Respecto a las condiciones en que se puede presentar este trastorno, el neurólogo agrega: “El síncope vasovagal o lipotimia es el más frecuente, y consiste en el descenso de la presión arterial por dolor o ansiedad, aparece en el paciente sentado o de pie, y en personas jóvenes presenta pródromos (serie de síntomas que incluye calor, náusea, debilidad, palidez, sudoración, frialdad de manos y pies, así como, eventualmente, pérdida de conciencia) y, cuando la presión arterial desciende, la frecuencia cardiaca baja en vez de acelerarse, en tanto que la recuperación es rápida al recostarse. Por su parte, el síncope cardiaco es el de más cuidado, ya que incide en adultos de mayor edad; en ocasiones se manifiesta en posición de decúbito (acostado) y sin los síntomas previamente mencionados”.

Alteraciones

El especialista señala algunas causas que dificultan la llegada de sangre al cerebro, por ejemplo, estenosis aórtica (durante el esfuerzo), subaórtica o, hipertrófica idiopática (después de alguna actividad física); asimismo, debe mencionarse mal funcionamiento o trombosis de una prótesis valvular, hipertensión y embolia pulmonar, así como obstrucción de arterias. Por otra parte, “cuando el trastorno ocurre por arritmia (alteración en el ritmo cardiaco) las reacciones pueden ser lentas, rápidas o intermitentes. En el caso del tipo vascular o por hipotensión ortostática (descenso de la presión arterial) sucede sólo en posición erecta, ya sea sentado o de pie; a su vez, la lipotimia aparece sin aviso, con caída brusca de la presión arterial, en tanto que el idiopático o posicional se presenta después de permanecer largo tiempo de pie o al incorporarse; puede afectar a personas sanas y suele asociarse a otros factores, como calor ambiental. Aunque es poco frecuente, el síndrome del seno carotídeo causa lipotimia por girar la cabeza, mirar hacia arriba, ponerse collar apretado, ajustar mucho el cuello de la camisa o hasta al intentar afeitarse”, apunta el especialista en trastornos neurológicos.

Origen emocional

“El psicógeno (originado por alteración mental y caracterizado por ansiedad, somatizaciones, crisis de pánico, histeria, depresión y anorexia nerviosa) ocurre en personas jóvenes afectadas por nuerosis, en su mayoría, sin señales preventivas”, señala el Dr. Cpaceres Paz.

Señales de alarma

Finalmente, antes de desmayarse, es posible que la persona se sienta mareada o aturdida, con cierto malestar estomacal, así como visión borrosa o dificultad para escuchar. Ante ello, lo mejor es acostarse o sentarse con la cabeza entre las rodillas para facilitar el flujo de sangre hacia el cerebro, y esperar a que estos síntomas desaparezcan antes de ponerse de pie.

Común

Se estima que es responsable de 3% de las consultas en urgencias e, incluso, 20% de adultos jóvenes en la Ciudad de México lo han sufrido, por lo menos, una vez en su vida. Al enfrentar una situación de emergencia y en tanto acude la asistencia médica, se recomienda registrar la presión arterial y frecuencia cardiaca del paciente, así como evitar movimientos bruscos.

Síncope inducido

Existen ciertos medicamentos y sustancias cuyo consumo se asocia a la recurrencia del síncope, como antihipertensivos, diuréticos, antidepresivos, insulina, drogas y alcohol.

Comúnmente, la duración de una crisis es corta (escasos segundos), excepto en estenosis aórtica, hipoglucemia, histeria y daños vasculo-cerebrales, que pueden ser más largos.

Fuente: www.saludymedicinas.com.mx

 


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla