Cirugías estéticas: ni milagrosas ni eternas.

Si está pensando en gastar tu dinero en una cirugía para quitar volumen a su abdomen o para moldear su silueta, piense primero en qué está dispuesto a sacrificar para mantener esa nueva apariencia.



El resultado será tan fugaz como si se somete a un estiramiento de rostro y no logra mantenerse alejado ni del sol ni del cigarrillo. Ni qué decir con lo que ocurrirá si engorda luego de reducirse las mamas o si recupera esas libras de exceso tras quitarse la papada e incluso si adelgaza luego de aumentarse los glúteos.

Jorge Patiño, cirujano plástico especializado en México y quien integra Medysis y el staff de la clínica Alcívar y del Omnihospital, reconoce que es común que la persona se descuide. “La cirugía es una parte importante, pero requiere de la complicidad y de la colaboración del paciente”.

Si no sigue las recomendaciones médicas, las cirugías pueden comenzar a estropearse al año. No se trata de un plazo exacto, resalta, pero lo cierto es que más temprano que tarde se dañarán los resultados.

Es importante que el médico evalúe al paciente para saber si se trata de alguien que está en capacidad de cambiar sus hábitos por unos saludables. Es clave también que la persona sepa qué zonas son más sensibles al volver a su estado original si le cuesta alejarse del sol o de las delicias que hay en la nevera.

Marcela Yépez, secretaria de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética en Ecuador, indica que lo peor para las intervenciones quirúrgicas no es solo que el paciente engorde, sino que comience a subir y bajar de peso porque la piel se resiente. Esta profesional, quien además es parte del staff de la clínica Kennedy y del Omnihospital y dueña de Clincorp, dice que si es de los que no le gusta la gimnasia o nadar, puede caminar todos los días a paso rápido por 30 minutos.

Pero si su problema es de origen endocrino, una cirugía estética no es la solución, asegura Paulina Flórez, endocrinóloga de la clínica Kennedy del Policentro. Sugiere que el paciente primero pierda peso para tratar la raíz del problema y luego puede considerar una intervención quirúrgica como una opción para la piel que queda colgando.

También le indica lo que debe esperar de una cirugía bariátrica y qué pasa a su rostro si no se cuida luego de aplicarse botox o rellenos.
Las opciones bariátricas

El deseo de bajar de peso hace que muchas personas quieran someterse a cierto tipo de cirugías o procedimientos. Conozca las opciones y los riesgos.

  • El bypass gástrico: Los cirujanos indican que para tener una real mejoría de la obesidad, lo mejor es someterse a un bypass gástrico (se quita la mayoría de estómago, el duodeno y el intestino superior).
  •  La manga y el balón: Si se busca una opción por estética, se sugiere la manga (se remueve una parte del estómago), porque si bien los pacientes bajan de peso, no es el gran descenso que produce el bypass. El balón gástrico para lo estrictamente estético sí es una buena opción (se infla un balón con una solución salina en el estómago). Se retira a los seis meses o al año.
  • Los chequeos: El manejo previo de los pacientes incluye la endoscopía para descartar lesiones. También se necesita una revisión psicológica, recordemos que el obeso es un paciente cuya adicción es la comida, entonces no se trata solo de decir: no quiero comer, sino de superar la adicción. Hay pacientes que se suicidan porque no pueden comer por la restricción gástrica.
  • La nutrición: El nutricionista debe evaluar las cargas de grasa, de hidratos de carbono… Con un manejo adecuado, los pacientes no deberían tener mayor impacto en la disminución de masa muscular, pero es posible.
    Para que el resultado de los tratamientos que ayudan a eliminar las líneas de expresión no se evaporen, hay que seguir algunas recomendaciones.
  • Rellenos: El relleno es una sustancia que actúa introduciendo lo que está faltando en esa piel, es decir el ácido hialurónico. Puede durar de seis meses hasta un año y medio, dependiendo de la calidad del producto que se aplica. Si se expone mucho al sol o fuma, el efecto durará menos.
  • El botox: Tiene una duración aproximada de seis meses. Debe evitar gesticular mucho, porque de lo contrario pueden volver a salir antes de tiempo las líneas de expresión.
    Fuente: www.expreso.ec

Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla