Detección temprana del glaucoma



¿Qué es?

El glaucoma es una enfermedad del ojo que puede provocar pérdida de visión. Se produce por la acumulación de líquido en el globo ocular. Normalmente, este líquido nutre el ojo y lo mantiene sano, pero en las personas que tienen glaucoma, el drenaje del ojo se obstruye y el líquido no puede circular hacia fuera del globo ocular. Todo lo contrario, se acumula y provoca un aumento de la presión en el ojo.

¿Por qué se produce?

Por razones que hasta el día de hoy se desconocen, cuando una persona tiene glaucoma, el líquido que hay en la “cámara anterior”, un espacio pequeño delante del ojo, sale muy lentamente hasta llegar a acumularse y aumentar la presión dentro del ojo. Si la presión no se controla, puede dañar el nervio óptico al igual que otras partes del ojo y causar pérdida de la visión.

No todos lo saben

Se calcula que alrededor de 2.2 millones de americanos han sido diagnosticados con glaucoma y que otros 2 millones desconocen que tienen la enfermedad. Cualquiera puede tener glaucoma, pero algunas personas corren mayor riesgo: personas de descendencia afroamericana mayores de 40 años, los mayores de 60 años, aquellos con familiares que han tenido glaucoma.

Las probabilidades

En las personas de descendencia afroamericana los estudios de investigación indican que el glaucoma: es 5 veces más común en personas de descendencia afroamericana que en las blanca. Causa ceguera aproximadamente 4 veces más frecuentemente en las personas de descendencia afroamericana que en las blancas. Causa ceguera 15 veces más en las personas de descendencia afroamericana entre 45 y 65 años de edad que en las blancas de la misma edad.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo predominantes del glaucoma de ángulo abierto, pueden incluir: presión ocular alta, antecedentes familiares de glaucoma, ser mayor de 40 años para los afroamericanos, ser mayor de 60 años para la población en general, especialmente los mexicano-americanos, córnea delgada, anatomía anormal del nervio óptico con excavación papilar (tamaño de la concavidad, el espacio en el centro del nervio óptico, es más grande de lo normal).

Campo visual se reduce

Al comienzo, el glaucoma no registra síntomas. La persona ve bien y no experimenta dolor. Sin embargo, a medida que avanza la enfermedad, la persona con glaucoma puede notar que la visión lateral le comienza a fallar. Es decir, es posible que siga viendo bien hacia el frente, pero no de lado. Según avanza la enfermedad, el campo visual se va reduciendo y lleva a la ceguera.

Detección temprana

Estudios científicos han demostrado que la detección temprana y el tratamiento del glaucoma, antes de que cause pérdida grave de la visión, son la mejor manera de controlar la enfermedad. Si te encuentras en uno de los grupos que corren mayor riesgo de tener glaucoma, asegúrate de ir al oftalmólogo y hacerte un examen de los ojos que incluya dilatación de las pupilas cada dos años.

Pupilas dilatadas

Es importante que el oftalmólogo haga un fondo de ojo, con las pupilas dilatadas, para determinar si hay señales de glaucoma. También es probable que durante el examen de la vista, el especialista te eche un poco de aire en el ojo para medir la presión del ojo, pero esa prueba por sí sola no detecta el glaucoma.

No se cura, pero sí se controla

El glaucoma de ángulo abierto no se puede curar, pero en la mayoría de los casos se puede controlar con gotas para los ojos o píldoras. Hay medicamentos que alivian la presión dentro del ojo ya que reducen la velocidad con la que entra el líquido. Otros medicamentos ayudan a que el líquido salga. A veces los fármacos dejan de ser efectivos con el paso del tiempo y en otros casos provocan efectos secundarios.

Rayo de luz

La cirugía con láser es otra posibilidad para el tratamiento del glaucoma. Durante el procedimiento, un potente rayo de luz se centra en la parte de la cámara anterior donde el líquido sale del ojo. Esto produce pequeños cambios que hacen que sea más fácil que el líquido salga del ojo. A veces ,los efectos de la cirugía con láser desaparecen con el tiempo y se hace necesario tomar medicamentos.

Alimentos para la visión

Hortalizas de hoja verde y frutas amarillas y anaranjadas: Estos alimentos contienen carotenoides, que pueden proteger de varias condiciones médicas, incluido el glaucoma. La luteína y la zeaxantina son especialmente importantes para la salud visual. Estas se encuentran en las hortalizas de hoja verde oscura, como la espinaca, la col rizada y la berza, así como en el maíz amarillo, ocra, brócoli, coles de Bruselas, mango, judías verdes.

Cuida tu salud mental

Si tienes riesgo de desarrollar glaucoma, los expertos médicos recomiendan un estilo de vida saludable que incluya ejercicio regular y una dieta nutritiva para mejorar tu bienestar físico y mental en general. El cuidado de la salud mental y emocional también es importante.

Fuentes consultadas

Instituto Nacional del Ojo Institutos Nacionales de la Salud Biblioteca Nacional de Medicina Asociación Estadounidense de Oftalmología Pediátrica y Estrabismo Fundación Bright Focus Academia Americana de Oftalmología


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla