¿Para qué sirve el jabón de avena?

La avena es un ingrediente natural que proporciona una poderosa acción limpiadora.



El jabón de avena es un producto cosmético y de higiene preparado a base de granos de avena y jabón. Se le puede preparar fácilmente en casa o comprar las versiones comerciales. Ambos productos garantizan diversos beneficios para la salud de la piel. La avena es un cereal complejo y lleno de beneficios debido a su aporte de hidratos de carbono, minerales y vitaminas.
El jabón de avena garantiza una hidratación extrema para todo tipo de pieles.

Es un jabón preparado con avena como su principal ingrediente. La avena es un cereal complejo que aporta no solo beneficios nutricionales sino a la belleza y salud de nuestra piel.

La avena proporciona una gran acción limpiadora y ese es uno de sus mayores beneficios. Absorbe toda la suciedad eliminando los residuos que se acumulan en los poros. Cuida la estructura de la piel manteniendo su pH gracias a las proteínas que contiene.

Los lípidos de la avena evitan la deshidratación de la piel, protegiéndola de las agresiones externas.

¿Para qué sirve? Es un jabón altamente recomendado por sus beneficios para la piel debido a las propiedades de la avena. Este jabón sirve para:

Para el acné

El jabón de avena sirve para el acné ya que la presencia de este cereal absorbe el exceso de grasa en la cara, ayudando a cerrar los poros naturalmente. También exfolia; eliminando así otras toxinas que obstruyen los poros y elimina las células muertas de la piel. Por otro lado, al tener propiedades anti-inflamatorias reduce la hinchazón, el enrojecimiento y la irritación causada por los brotes de acné.

Para bebés

Se recomiendan los jabones naturales de avena por su pH neutro y sus propiedades hidratantes para la piel de los bebés. También se puede utilizar para lavar la delicada ropa de los bebés.

Para irritaciones en la piel

Debido a su acción calmante la avena es recomendada en casos de irritaciones de la piel y afecciones como dermatitis, urticarias, eccemas, picazón y psoriasis. Ayuda a calmar y contrarrestar los daños provocados en la piel debido a estas afecciones.

Para exfoliar la piel

Si tu piel no soporta un exfoliante comercial la avena es la mejor opción. Su tacto suave y sus propiedades beneficiosas para la limpieza y nutrición de la piel permiten limpiar a profundidad los poros y para eliminar la piel muerta dejando la piel suave y completamente impecable.

Su propiedad exfoliante lo convierte en un jabón muy útil para tratar el eczema y la psoriasis sin afectar negativamente a la piel.

Para lavar la cara

La avena contiene saponina, una sustancia natural fitoquímico que genera una espuma jabonosa que actúa como un poderoso limpiador suave y natural. Es un químico que no genera alergia ni irritaciones.

Para humectar

La avena es un poderoso hidratante debido a su contenido de lípidos y proteínas humectantes y oclusivas (forman una barrera que impide la perdida de agua de la piel) y emolientes (suaviza la piel seca y maltratada).

Para las arrugas

La avena cuenta con propiedades antioxidantes que revierten el daño provocado por los rayos ultravioletas, la contaminación, los productos químicos y cualquier agente externo que dañe la piel.

Puede prevenir la formación de las arrugas, el uso regular del jabón de avena no solo revierte el daño provocado por factores oxidantes sino que la ayuda a retener su humedad natural.

Para lavar la piel luego de quemaduras

La avena tiene propiedades antiinflamatorias, calmantes, hidratantes y antioxidantes para hidratar la piel quemada por el sol o por otros elementos, siempre que sea una quemadura leve.

Aclara el tono de la piel

El uso regular del jabón de avena puede aligerar el tono de la piel y su textura igualando los tonos ayudando a matizar las manchas y decoloraciones de la piel.

¿Cómo se usa?

Se utiliza como cualquier jabón de uso diario, siempre con una abundante cantidad de agua para activar las sustancias nutritivas de la piel.

Puede frotarse directamente sobre la piel para utilizarlo como exfoliante o bien, frotarlo en las manos y aplicar la espuma nutritiva frotando suavemente el rostro y el cuerpo.

¿Cómo hacer jabón de avena?

El jabón de avena puede prepararse de varias formas. A continuación te comparto dos recetas que puedes preparar fácilmente en casa:

Jabón de avena casero y natural

Ingredientes:

  • Un molde para hacer jabón.
  • 2 cucharadas de miel cruda.
  • 2 cucharadas de aceite de almendras.
  • 1 taza de copos de avena.
  • 1 kg de manteca de karité a base de glicerina o glicerina vegetal.

Preparación:

Derrite el jabón de glicerina o la manteca de karité en una olla o en el horno microondas. Mezcla los copos de nieve con la manteca a medida que se derrite para darle una consistencia fina.

Retira la mezcla del fuego y agrega la piel y el aceite de almendras. Vierte la mezcla en el molde y deja reposar por 4 a 5 horas para endurecer. Puedes colocarlo en la nevera para que endurezca más rápido. Pues rociar copos de nieve por encima para lograr un jabón exfoliante.

Cuando este duro puedes desmoldarlo y cortarlo en barras.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla