Uso del maquillaje durante la adolescencia



Aunque el interés por el maquillaje en las chicas comienza como un juego en la infancia, durante la adolescencia puede convertirse en una práctica habitual.
No existe un momento ideal para empezar a usar maquillaje, pero sí existen unos determinados conocimientos básicos para que la piel más joven y sensible permanezca sana. Es importante que los padres establezcan las expectativas y fijen unos límites.

El uso de maquillajes durante la adolescencia propicia la obstrucción de los poros y, como consecuencia, favorece el desarrollo del acné. Esto se debe a que alrededor de los 13 años, o incluso antes, se incrementa la producción de grasa en la piel. Los principales problemas que pueden aparecer son acné secundario (acné por cosméticos), dermatitis de contacto irritativa, dermatitis de contacto alérgica y urticaria.

Maquillaje: piel sensible

Es importante que las jóvenes consulten con un dermatólogo a qué sustancias de los cosméticos pueden tener alergia y si es recomendable empezar a utilizarlos.
Los especialistas recomiendan utilizar sólo maquillajes hipoalergénicos y libres de grasa. También preservar la higiene, evitando compartir brochas, esponjas u otros artículos para aplicar el maquillaje con otras personas, dado que es una vía de transmisión de bacterias y ácaros. Es importante comprar productos seguros, las etiquetas “natural” y “orgánico” no garantizan que el producto sea el más adecuado. Hay que comprar productos con el menor número de ingredientes posible. Son preferibles los maquillajes de farmacia respecto a las tiendas de estética o perfumería.

Es aconsejable comenzar con poca cantidad y pocos productos y en función de la tolerancia y las necesidades se pueden ir añadiendo otros.
La mayor parte de las sustancias contenidas en los cosméticos pueden ser potencialmente irritantes o provocar sensibilidad, según el tipo de piel que se tenga y de las condiciones previas de la piel a la aplicación del maquillaje. Algunos de estos productos contienen elementos tóxicos que conviene evitar como níquel, cobalto y cromo. Estas sustancias se han encontrado en productos como sombras, lápices de color y correctores.

Acné y maquillaje

Las personas con acné pueden hacer uso del maquillaje pero es necesario que el cosmético sea “no comedogénico” y libre de grasas. Es decir, es importante que el producto no tape los poros de la piel y que no propicie puntos negros.

Consejos para tener una piel sana en la adolescencia

Los especialistas en dermatología ofrecen una serie de consejos para mantener una piel sana durante la adolescencia a pesar del uso del maquillaje.

  • Limpiar la cara a diario con un limpiador suave.
  • Evitar el jabón antibacteriano y los agentes exfoliantes. Los productos agresivos pueden dañar la piel joven y ocasionar brotes de acné.
  • Eliminar todo el maquillaje antes de irse a dormir.
  • Reemplazar los cosméticos cada seis a doce meses para minimizar el riesgo de contaminación.
  • Evitar compartir cosméticos.
  • El maquillaje debe usarse para mejorar el aspecto pero no para cambiarlo o abrumar con él.

Fuente: www.vivesaludable.es

 


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla