Yves Saint Laurent tiene museo en Marrakech.

Los apasionados de la moda y el arte, así como a un público más amplio interesado en descubrir la moda revolucionaria de Yves Saint Laurent y su importancia para la historia del siglo XX.



Decía Pierre Bergé que cuando Yves descubrió Marrakech en 1966 se sintió conmovido por la ciudad. Desde entonces sus viajes eran continuos hasta que finalmente adquirió una casa donde pasaba largas temporadas.

“Es natural que 50 años más tarde se construya un museo con la obra completa que había sido inspirada por el mismo país”, señaló Bergé, pareja del couturier y cabeza del museo hasta su muerte, pocos meses antes de su apertura.

Yves Saint Laurent se sintió fascinado por los colores y la vida de la ciudad de Marrakech, algo que influyó muchísimo en sus colecciones y que ahora vemos reflejado en el museo. Después del éxito del Jardín Majorelle, que tiene unas 800.000 visitas al año, no era de extrañar esta nueva apertura a lo grande para rendirle homenaje.

“En Marruecos, me di cuenta de que la gama de colores que uso es la de zelliges, zouacs, djellabas y caftans. La osadía que se ve en mi trabajo desde entonces, la debo a este país, a sus enérgicas armonías, a sus audaces combinaciones, al fervor de su creatividad. Esta cultura se hizo mía, pero no me conformé con solo absorberla; la tomé, la transformé y la adapté “, Yves Saint Laurent.

Se pueden apreciar sus colecciones presentadas desde 1962 hasta 2002. También 65 modelos de Dior, entre 1955 y 1960, cuando Yves Saint Laurent trabajó en la casa de alta costura como asistente de Christian Dior. Además de trajes para artistas y personajes conocidos.

A poca distancia del Jardín Majorelle, adquirido por Yves Saint Laurent y Pierre Bergé en 1980, el nuevo edificio de 4mil metros cuadrados es mucho más que un museo. Dedicado al trabajo del gran couturier, el museo conserva una parte de la colección perteneciente a la Fondation Pierre Bergé-Yves Saint Laurent. Hay un espacio de exposición permanente de 400 metros cuadrados, diseñado por Christophe Martin, que muestra la moda de Yves Saint Laurent. El museo también alberga un espacio de exposición temporal, con la primera exposición dedicada al pintor Jacques Majorelle, una biblioteca de investigación con más de 6.000 volúmenes, un auditorio con capacidad para 150 personas y una cafetería con librería y terraza.

El museo fue diseñado por Studio KO, una firma de arquitectos establecida por Olivier Marty y Karl Fournier. La fachada del edificio aparece como una intersección de cubos cubierta de ladrillos con forma de encaje, creando formas que recuerden la textura y la estructura de la tela, al igual que con el forro de una chaqueta Haute Couture, el interior es radicalmente diferente: aterciopelado, liso y radiante.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla