Lo que más miedo te da en la vida



El miedo, es aquella perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario y es un sentimiento común a todos los seres humanos. Algunos de nuestros miedos, por supuesto, tienen un valor de supervivencia básica. Otros, sin embargo, son reflejos que pueden ser debilitados o reaprendidos, -doctor en psicología Karl Albrecht-.

1.Miedo a la muerte

Proviene de una sensación primaria de todos los seres humanos por la supervivencia. De este miedo se derivan muchos temores como el miedo a las alturas, el pánico a los viajes en avión o diferentes fobias relacionadas con la extinción de nuestras vidas.

2.Pérdida de autonomía

El miedo a ser inmovilizados, paralizados, restringidos, sometidos, atrapados, encarcelados o controlados por circunstancias que están fuera de nuestro control. Este genera temor a la libertad de nuestros movimientos naturales. El conocido ‘miedo al compromiso‘ es básicamente el temor a perder la autonomía.

3.La soledad

Este miedo se relaciona con el pánico al abandono, al rechazo o a sentirnos despreciados. La pérdida de conexión con el mundo genera sensaciones de angustia ante la posibilidad de convertirnos en una persona no querida a la que nadie respete ni valore. Los celos y la envidia, expresan el miedo a la separación o la devaluación de uno como persona.

4.Miedo a la mutilación

Se trata del temor de perder  cualquier parte de nuestra estructura corporal, la idea de tener límites en la movilidad de nuestro cuerpo. La sensación de ansiedad al estar cerca de animales venenosos o considerados peligrosos como insectos , arañas o serpientes, así como tener fobia a otras cosas o situaciones que puedan suponer un daño físico.

5.Daños y perjuicios al ego

El miedo a sentirnos humillados, pasar vergüenza o cualquier otra situación de profunda desaprobación que amenace la pérdida de la integridad del ser (también conocida como muerte del ego). El miedo al rechazo o el temor que sienten muchas personas a hablar en público están relacionados con esta angustia generalizada a la aniquilación de nuestro ego.

Algunos síntomas del miedo pueden ser:

Aumento de la presión arterial, de la velocidad en el metabolismo y de la glucosa en sangre; detención de la funciones no esenciales, aumento de adrenalina y de la tensión muscular, apertura de ojos y dilatación de pupilas.

En determinados momentos de miedo, puede llegar el pánico, que hará que se desactiven nuestros lóbulos frontales, retroalimentado el miedo y haciendo que se pierda la noción de la magnitud de este y en muchas ocasiones el control sobre la conducta de uno mismo.

Fuente: wwwsupermujer.com.mx

 


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla