Como desarrollar la autonomía en la infancia.

Un niño autónomo es aquel que es capaz de realizar por sí mismo aquellas tareas y actividades propias de los niños de su edad y de su entorno socio cultural.



Los niños con pocos hábitos de autonomía, generalmente presentan problemas de aprendizaje y de relación con los demás. De ahí la importancia de su desarrollo: normalmente cuando progresan en este aspecto, también lo hacen en su aprendizaje y relación con los demás.

La autonomía se aprende. Es una actitud que nos lleva a buscar los recursos propios, antes o en lugar de buscarlos fuera. Y eso lo elegimos según nuestras tempranas experiencias y las actitudes que observamos en nuestro entorno.

Si deseas aumentar la autonomía en la educación de los niños y las niñas, aquí comparto algunas sugerencias:

Actuar con autonomía es una elección

Las personas elegimos actuar con mayor o menor autonomía, y elegimos sobre la base de lo conocido. Aquí aparece con fuerza el rol de los adultos en la crianza: Los niños requieren experimentar la autonomía exitosa para continuar eligiéndola en sus nuevas experiencias.

Decidir actuar con autonomía requiere sentirse apto

Y el pequeño se siente apto si en experiencias previas ha cosechado éxitos concretos, y el entorno ha respondido favorablemente, y si ha podido significar los errores como pasajes necesarios en el camino de aprender lo nuevo.

Atender a nuestra comunicación

El “no puedes” se dice de muchas maneras. Puedo aprobar con la palabra, acompañada de un tono de voz que delata mi real temor o desconfianza al respecto. Puedo hacer silencio mientras hace lo que él considera, sosteniendo un gesto que desaprueba su accionar. ¡Estar atentos a nuestras actitudes ante los niños puede jugar muy a favor de nuestro objetivo!

Permitir acciones autónomas

Si el niño ya puede vestirse solo, pues permitámosle que lo haga. Si ya está en edad de atarse los cordones, enseñémosle a hacerlo. Hacer una compra, reclamar un error, comunicar una situación, disculparse por un error? a medida que va creciendo, vayamos permitiendo crecer en autonomía? ¡los resultados pueden ser muy gratificantes!

El significado del error

Si el error significa fracaso, me doy por vencido. Si el error significa oportunidad para aprender, amplío mi perspectiva y busco nuevas alternativas. La creatividad, el optimismo o la desmoralización se despertarán según lo que signifique el error en el entorno significativo.

Aumentar la tolerancia a la diversidad

Lograr tolerar que el niño piense, sienta y haga diferente a mi expectativa, incrementa las probabilidades de que el pequeño se atreva a experimentar actitudes y acciones autónomas.

¡Ahora sí puedes!

A medida que vayan creciendo, es importante recordar a los niños, que ya están capacitados para actividades que antes no estaban. Deben saber que se los ha protegido previamente por cuidado, pero que esos cuidados no son para siempre. Es fundamental ir haciendo estas aclaraciones a lo largo del desarrollo, para que ellos renueven su autoimagen.

Los temores limitan la autonomía

Los temores del niño se hacen presentes a menudo, pues está haciendo cosas nuevas frecuentemente. Si puede interpretar el temor como una señal de desafío porque está aprendiendo algo nuevo, éste lo estimulará para seguir adelante. Si el temor lo invade y paraliza, para evitar sentir miedo, probablemente desista de la novedad.

¿A qué le temo yo?

Tomar conciencia de mis miedos como adulto es elemental aquí, pues aquello que temo será de lo que cuidaré al niño. A veces será de una manera concreta y directa, y otras evitando situaciones que yo considero “de riesgo”.

Somos modelo a seguir

Los niños observan, y les resulta natural para ellos nuestras acciones, más que seguir nuestras palabras. Somos ejemplos vivientes para ellos, por tanto, si considero de valor la autonomía, puedo aprovechar el impulso de la crianza para mejorar este aspecto en mí mismo, y así dar aún más valor agregado a la tarea de educar.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla