Tarta de grosella al coco



Ingredientes

Tiempo de preparación: 20 minutos, más el tiempo de cocción y enfriamiento
Raciones: 18 porciones

  • 800 gramos de Queso Crema
  • 8 cucharadas de Aceite
  • 2 Huevos
  • 200 gramos de Azúcar
  • 400 gramos de Harina
  • ½ cucharadita de Levadura en polvo.
  • 4 cucharadas de Leche
  • 500 gramos de Grosellas
  • 6 cucharadas de Jalea de Grosella
  • 2 cucharadas de Grappa
  • 40 gramos de Coco rallado
  • 2 cucharadas de Azúcar Vainillada
  • 6 cucharadas de jugo de Limón
  • La ralladura de ½ limón
  • 6 hojas de Grenetina

¿Qué es la Grappa?

La grappa es un aguardiente de orujo con graduación alcohólica que varía entre 38 y 60 grados. Además de consumirse como bebida, es muy usada para brindar un toque aromático a determinadas comidas, sobre todo en recetas de repostería y guisos.

Preparación

Precalienta el horno a 180°C. Escurre 300 gramos de queso en un colador y aplástalo ligeramente. Amásalo junto con el aceite, los huevos, la mitad del azúcar, la harina, la levadura y la leche hasta obtener una masa homogénea.

Forra la bandeja del horno con papel vegetal y extiende la masa. Hornéalo a altura media durante 30 minutos. Lava y seca las grosellas. Reserva unos racimos para adornar.

Calienta la jalea de grosella con la grappa y extiéndela sobre la masa ya horneada. Reparte las grosellas y el coco rallado por encima. Mezcla el queso restante con el azúcar vainillada y el azúcar restantes, el jugo y la ralladura de limón.

Pon la grenetina en remojo, escúrrela, disuélvela en un poco de agua caliente y mézclala con el queso. Extiende la crema por la tarta y déjala en el refrigerador para que adquiera consistencia. Adórnala con racimos de grosellas antes de servirla.

Beneficios

La grosella contiene celulosa, pectina, vitaminas (A, B, C y E), potasio, calcio, fósforo, hierro y bromo. Tiene un alto contenido de ácido cítrico. Este fruto, cuando todavía está verde, es astringente y refrescante, pero cuando madura se hace laxante, tónico y depurativo. El zumo de grosella se utiliza tradicionalmente en medicina natural como remedio para bajar la fiebre y reducir la presión arterial.

Se puede consumir fresca al natural o en la elaboración de jaleas, mermeladas, jarabes, helados, licores y salsas.

 


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla