13 signos de depresión infantil que debes saber



Aunque es más probable que se vea en la adolescencia, la depresión infantil puede comenzar a cualquier edad.

1.Sus calificaciones están cayendo

La depresión infantil hace que sea difícil mantenerse enfocado, lo que podría dificultarle a tu hijo escuchar a su maestro o terminar con su tarea. Si tu estudiante estrella de repente saca calificaciones más bajas de lo habitual, es posible que debas analizar qué está pasando.

“Muchos aquejan pérdida de atención y concentración”, dice John Walkup, MD, director de la división de psiquiatría infantil y adolescente en el Weill Cornell Medical College and New York-Presbyterian Hospital. “Se confunden y tienen que hacer las cosas una y otra vez, porque sienten que su mente no funciona bien”.

2.Duerme pero está cansado

Los adolescentes son conocidos por dormir hasta tarde, pero un cambio inusual en los hábitos de sueño puede ser una señal de depresión. Algunos niños quieren pasar la tarde entera durmiendo, y las personas con depresión a menudo se despiertan temprano y no pueden volver a dormir.

Su sueño no es restaurador, lo que significa que no importa cuánto duerman, todavía se sienten agotados al día siguiente. Lynne Siqueland, PhD, psicóloga del Children’s and Adult Center for OCD & Anxiety in Plymouth Meeting, Pennsylvania y miembro del Public Education Committee for the Anxiety and Depression Association of America, dice que esa fatiga puede interferir en la vida académica y social de los niños.

“Por lo general, los niños o los adolescentes reportan sentirse cansados, o el impacto del sueño se vuelve aparente”, dice. “Llegan tarde o pierden cosas, o no hacen la tarea porque están durmiendo por la tarde. Afecta su forma de vivir.

3.Se siente inútil

Trata de llegar un poco más profundo si tu hijo dice cosas como “nadie me quiere” o “no valgo nada”. Un terapeuta probablemente puede ayudar a tu hijo a dirigir esos pensamientos de un pesimismo falso.

“Identificar estos pensamientos desadaptativos orientados a la depresión y encontrar una mejor manera de verlos puede ser útil”, dice Debra Kissen, PhD, MHSA, directora de la clínica Light on Anxiety Treatment Center. “Es desafiante ese pensamiento. ¿Hay alguna otra forma de verlo?

4.Si no recibe invitaciones y no le importa

Las personas con depresión tienden a aislarse de los demás. Los adolescentes son particularmente buenos percibiendo a los que se apartan, evitando hacerles llegar alguna invitación.

“Los compañeros no necesariamente se involucran, y la persona que se sienten mal podrían no buscar experiencias placenteras, y si lo hacen, no necesariamente disfrutarán de ella”, dice el Dr. Walkup.

“No se divierten estando cerca, por eso se quedan fuera del tejido social”.

5.Rechaza planes divertidos

Con todo el estrés de la escuela, los dramas de la amistad y las actividades deportivas o artísticas, es perfectamente razonable que un niño se sienta abajo en cualquier momento dado. Pero cuidado si las distracciones normales de tu hijo ya no están trayendo felicidad.

“Tenemos vacaciones y cena con amigos porque esas actividades elevan nuestro ánimo”, dice el Dr. Walkup.

“Las personas deprimidas no responden a eso tan bien, o encontrar placer les hace sentirse incómodos porque quieren responder cómo la gente quiere que respondan, pero no pueden”.

6.Hay tensión en cada conversación

Estar desanimado es una señal de advertencia en la depresión de los adultos, en los niños podría parecer angustia, lo que hace que sea más difícil de reconocer.

“Lo complicado es que muchos niños, y adolescentes, no se ven tristes o cabizbajos, pero se manifiestan con irritabilidad”, dice el Dr. Siqueland.

El mal humor típico de los adolescentes es cambiante: tu hijo puede estar irritable justo después de la escuela, pero se sienten mejor a la hora de la cena, pero si tu hijo no deja de estar molesto contigo sin importar la situación, manténte atento a otros síntomas depresivos.

7.Los recuerdos felices no lo animan

Algunos niños son crónicamente infelices pero no están clínicamente deprimidos. Para notar la diferencia, observa cómo reacciona tu hijo al hablar de recuerdos felices.

Alguien que no es feliz se ilumina mientras recuerda buenos tiempos, pero recordar no alegrará a un niño deprimido.

“Si preguntamos sobre un momento divertido, volveremos a experimentar el placer de esa ocasión”, dice el Dr. Walkup. “Cuando haces eso con alguien que está deprimido, dicen: ‘No me lo recuerdes. Esa fue otra vez”.

De manera similar, un niño deprimido a menudo no puede imaginar un futuro feliz, dice el especialista.

8.Parece llorar más de lo normal

El llanto es una manera perfectamente saludable de expresar la emoción. Pero si tu niño, generalmente estoico, comienza a sollozar regularmente, examina las situaciones que lo provocan.

Si tu intuición te dice que algo no está bien, no lo tomes como si fuera la edad. “¿Qué otro comportamiento parece estar asociado a no querer hacer actividades que en el pasado le interesaban?”, dice el Dr. Kissen. “Si algo no se siente bien, comprueba primero con el pediatra”.

9.No quiere ser consolado

Sentirse desanimado es normal, especialmente después de un acontecimiento de vida perturbador, pero por lo general la gente quiere apoyo emocional durante los momentos difíciles.

Un niño deprimido podría retorcerse y alejarse de tu lado, sabiendo que la tristeza no desaparecerá.

“Si le das a alguien que está afligido un abrazo, dicen: ‘Gracias. Es bueno que estés aquí para apoyarme”, dice el Dr. Walkup.

“La gente deprimida dice cosas como, ‘Darme un abrazo me hace sentir peor porque quiero sentirme mejor, pero no puedo’”.

10.Hace visitas regulares a la enfermera

El dolor físico, como un dolor de estómago o de cabeza, podría surgir si tu hijo tiene depresión.

Si ha visitado a la enfermera de la escuela más de lo habitual, podría ser una bandera roja.

“Las enfermeras a menudo ven a estos niños antes que a otras personas y pueden reconocer si están estresados ​​o deprimidos”, dice el Dr. Siqueland.

11.Parece indiferente

Perder el interés por el equipo de fútbol en el que juega es una cosa, pero la depresión puede hacer que un niño deje de preocuparse por todo, desde asistir a la escuela hasta salir con amigos.

“No apunta a una cosa específico de la vida, cubre a la mayoría de las cosas con las que uno tiene contacto”, dice el Dr. Kissen.

12.Nuevos patrones de alimentación

Un cambio en el apetito podría ser un síntoma de depresión, por ejemplo si tu comedor exigente repentinamente se da un atascón de azúcar o si tu tragón no parece estar interesado en comer más.

Los niños cambian sus relaciones con los alimentos de forma natural a medida que crecen, pero ten cuidado si hay un cambio importante que surja junto con otros signos de depresión.

“A veces pasas por etapas en las que no te gusta algún platillo y luego te encanta”, dice el Dr. Kissen. “Es el grupo de síntomas con los que va acompañada la depresión, pero en sí mismo podría tener muchas explicaciones”.

13.En la familia hay antecedentes de depresión

Mientras que algunas personas desarrollan depresión sin tener antecedentes familiares, este trastorno también tiende a correr entre los lazos familiares, dice el Dr. Walkup.

Si alguno de tus parientes recibió un diagnóstico formal, debes considerar si alguien más mostró algún signo de este desorden. Si la respuesta es sí, tu hijo podría tener más riesgo de padecerla.

“Lo primero que hay que hacer, incluso antes de buscar signos y síntomas, es preguntar si hay antecedentes familiares de depresión”, dice el Dr. Walkup. “Le dices a la gente que tenga precauciones, pero no le dices que mire su historia familiar”.

¿Por qué situaciones crees que un niño puede deprimirse? ¿Cómo se podría sacar a los niños de su depresión? ¿Qué tipo de atenciones se deben tener con un niño o adolescente que está pasando por depresión?

Fuente: www.rd.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla