¿Conoces la diferencia entre asesor de imagen y personal shopper?

Si quieres saber la diferencia entre ambas profesiones y así poderte decantarte por una u otra, incluso ambas, te explicamos con detalle para que no tengas dudas.



Los especialistas en imagen son cada vez más demandados. Muchas personas buscan sacar el máximo partido a su imagen, conocer qué es tendencia y qué prendas de ropa están más de moda, cómo conseguir un buen fondo de armario, dónde cortarse el cabello y cómo según su morfología del rostro, cómo maquillarse o simplemente, buscan subir su autoestima y seguridad.

Si quieres convertirte en un especialista del área de la imagen y no tienes clara la diferencia entre la figura del asesor de imagen y la de personal shopper, a continuación te aclararemos por partes cuáles son las diferencias entre ambos y qué parte de la imagen personal y la moda trata cada uno.

EL ASESOR DE IMAGEN

El asesor de imagen es el que se encarga de hacer un estudio exhaustivo de la persona en cuestión para luego poder recomendarle el vestuario y complementos, peinado, maquillaje o hasta el look completo. Cabe destacar, que un asesor de imagen también puede encargarse de potenciar la imagen de una empresa, destacar sus cualidades y ayudarles a conseguir el éxito a través de la imagen.

¿Cómo sería una sesión con un asesor de imagen?
Las funciones que lleva a cabo un especialista en imagen para asesorar a una persona serían algunas de las siguientes:

Entrevista en profundidad

Cabe destacar que un asesor de imagen no busca cambiar el estilo de su cliente, sino hacer que su imagen mejore siguiendo siempre sus preferencias. Por ello, antes del asesoramiento, se busca conocer en profundidad a la persona para potenciar su imagen sin cambiar su estilo y preferencias.

Estudio morfológico

Se trata de estudiar profundamente la morfología del cliente. Para hacerlo correctamente y hacer que todo el look entre en perfecta armonía, es ideal que hagamos un diagnóstico completo: qué tipo de rostro tiene (ovalado, redondo, cuadrado, rectangular…), tipo de piel y tono, cabello, altura, silueta, etc. Aunque de forma genérica, los asesores de imagen resumen en tres grandes grupos la gran diversidad de individuos según su morfología: atlética, pícnica y asténica, lo que les permite saber qué partes del cuerpo destacar y cuáles disimular.

Asesoría del color

Se analiza el tipo de piel del cliente y su tono para crear la gama de colores que más le favorezca. Esto ayudará tanto a la elección de las prendas de ropa, como al maquillaje y a la peluquería.

Revisión del vestuario

Antes de proceder a la compra de nuevas prendas, el asesor de imagen echa un vistazo al armario del cliente y le aconseja qué prendas puede seguir utilizando y cuáles no para potenciar su imagen. En este punto, puede que el cliente descubra prendas que olvidaba a las que puede darle una segunda oportunidad.

Creación de un fondo de armario

Un fondo de armario son aquellas prendas que todo el mundo debería tener, aquellas que por mucho tiempo que pase y cambie la moda, seguiremos utilizando en un momento u otro. Muchas veces ese fondo de armario se compone de un pantalón negro, unas bailarinas, un abrigo largo, unos zapatos de tacón moderado, un tejano, una camisa blanca… entre muchas más. Dentro de este Must have también tenemos que pensar en el maquillaje y aconsejar aquellos productos básicos que estarán presentes en su neceser.

Estos serían los pasos que suele seguir un asesor de imagen en sus sesiones, pero a partir de aquí, el cliente puede querer asesoramiento únicamente para asistir al trabajo, para un evento puntual como una boda, reunión de trabajo, entrega de premios.

EL PERSONAL SHOPPER

Literalmente es el encargado de acompañar al cliente a las tiendas a comprar o de realizar él mismo las compras por su cuenta. Normalmente, los personal shoppers también tienen formación como asesores de imagen y realizan muchas de las funciones anteriormente comentadas, pero si tuviéramos que centrarnos en su posición serían las siguientes:

Estudio personal y morfológico

Se realiza un estudio, aunque no tan extenso como el asesor, de la morfología y el estilo de la persona para saber qué prendas favorecerán al cliente y cuáles no.

Acompañar al cliente de tiendas

Si el cliente ya tiene costumbre de comprar en unas tiendas específicas, el asesor puede acompañarlo y ayudarle a escoger, de entre todas las prendas de sus tiendas favoritas, cuáles potenciarían su imagen. Aunque el cliente también puede demandar que sea el mismo personal shopper el que lo lleve a distintas tiendas siempre respetando su presupuesto.

Comprar en otras ciudades

El cliente también puede querer que lo lleven de ruta de tiendas por una ciudad en concreto para comprar en las que más le gusten y no tener que estar buscándolas.

“Tráemelo a casa”

Quizás el cliente se queda en casa y el que se va de compras es el personal shopper. Ya puede ser la compra de un fondo de armario, como la compra de un vestido para una comunión.

Regalos especiales

Un personal shopper conoce a fondo todas las tiendas, ¿a quién mejor que a él para encargarle un regalo si no se tiene tiempo? El cliente le da las indicaciones necesarias sobre cada uno de los regalos y… ¡ya está!

Fuente: www.cazcarra.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla