¿Es mejor para el medio ambiente el coche eléctrico?

La idea inicial que nos viene a la cabeza cuando nos referimos a un coche eléctrico es que su uso es bueno para el medio ambiente.



Un estudio de la Universidad de Minnesota sobre el impacto ecológico de los vehículos que circulan en EEUU puso la alerta: si la electricidad que usas para recargar tu coche eléctrico procede de centrales térmicas que usan carbón como combustible, el impacto en el medio ambiente y la salud es un 80% superior a la que producirías conduciendo un coche de gasolina.

Por el contrario, si esa energía que usa el coche eléctrico procede de fuentes renovables como la solar o eólica, la huella de carbono que dejamos es la mitad que la de un coche actual. Si hay que usar fuentes de energía basadas en combustibles fósiles, la mejor opción según el estudio sería el gas natural.

En el diseño de un automóvil híbrido el motor térmico es la fuente de energía que se utiliza como última opción, y se dispone de un sistema electrónico para determinar qué motor usar y cuándo hacerlo.

En algunos vehículos es posible recuperar la energía cinética al frenar, que suele disiparse en forma de calor en los frenos, convirtiéndola en energía eléctrica. Este tipo de frenos se les conoce como regenerativos.

La combinación de un motor de combustión operando siempre a su máxima eficiencia, y la recuperación de energía del frenado, hace que los vehículos híbridos alcancen mejores rendimientos que los vehículos con motor de gasolina. Una de las ventajas de los vehículos híbridos es que si se necesitan prestaciones o autonomía, el motor eléctrico puede recibir a la vez energía de las baterías y del generador.

En los modelos híbridos en paralelo, tanto el motor eléctrico como el de gasolina están conectados a las ruedas del vehículo. Estos vehículos son más complejos, pero más eficaces.

Para conseguir más prestaciones y autonomía, en carretera el vehículo utiliza la fuerza del motor eléctrico y el de gasolina a la vez.

La batería puede recargarse mediante una toma de corriente cuando el auto esté completamente parado, o mediante el generador acoplado al motor de combustión interna cuando está en marcha.

Todos los vehículos eléctricos utilizan baterías cargadas por una fuente externa, lo que les ocasiona problemas de autonomía de funcionamiento sin recargarlas, situación que se puede evitar en los modelos híbridos.

Los vehículos híbridos tienen menor número de emisiones gracias a que utilizan tracción eléctrica, especialmente en recorridos urbanos, donde la velocidad media de los trayectos es más baja. Estos vehículos poseen una función start-stop que permite detener el motor de gasolina y utilizar sólo electricidad a bajas velocidades o en alto total.

  • Un concepto nuevo consiste en tener sólo la tracción eléctrica conectada mecánicamente a las ruedas, con motores eléctricos capaces de suministrar toda la potencia que necesita el vehículo.
  • El motor de gasolina normal se utiliza sólo para mover un alternador que genera electricidad para recargar las baterías y sólo arrancará cuando el estado de carga en la acumulación sea bajo.
  •  Las nuevas tecnologías híbridas permiten tener autos más ligeros, controlables y con mayor eficiencia de uso de combustible.
  •  Existen vehículos que su batería puede recargarse simplemente enchufándola a la red eléctrica.

Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla