Las 4 fases para aumentar y mejorar tu autoestima



¿Te quieres? ¿Te ves al espejo y te dices lo feliz que estás de ser tú un día más? ¿Te valoras? o ¿Necesitas que alguien más te lo diga para creerlo?

Haz una meditación al respecto y si contestaste que no a alguna de las primeras tres preguntas estos consejos serán muy útiles para ti.

Fase 1.- Concéntrate en ti

La baja autoestima es fruto de mirar demasiado el mundo que te rodea buscando comparaciones, parecidos y diferencias. Recuerda que siempre que te fijas en los demás es para compararte y en ese juego sólo hay un final posible: la pérdida de autoestima. Mírate sólo a ti y admira tu forma única y especial de ser y vivir la vida, cada quien es diferente.

Fase 2.- Haz cosas que te gusten a diario

Aprender a disfrutar cada día de estar vivo, disfruta hasta el más mínimo momento. Enfoca tu mente en disfrutarte, descubrirte y sorprenderte de cómo eres. Haz cada día una cosa que disfrutes mucho y en la que practiques aquello que se te dé mejor.

No hace falta que sean grandes actividades, simplemente disfruta de una habilidad que tengas y repítelo tantas veces como sea posible para anclar en tu mente el disfrute de ser tú mismo.

Puede ser una actividad individual o grupal, al aire libre o en algún lugar cerrado.

Fase 3.- Practica el diálogo positivo

Una autoestima baja va acompañada de un diálogo interno lleno de palabras negativas. A partir de ahora puedes empezar a tomar conciencia de cómo te diriges a ti misma, el tono y todo lo que eres capaz de decirte.

Fase 4.- Recuérdate todos los días lo bueno que tienes para ofrecer al mundo

Cada mañana cuando te despiertes repítete qué es lo que puedes ofrecer al mundo, cuál es el don con el que naciste o la habilidad que has aprendido y se te da muy bien hacer. Este recordatorio cambiará automáticamente tu forma de enfrentar el día.

Puede que te dirijas a un trabajo que no te gusta, mal pagado o con mal ambiente o bien puede que te mires al espejo y no te sientas atractiva, pero recuerda que hay algo que sabes hacer muy bien y puedes ofrecer a las personas que forman parte de tu mundo, contribuyendo a su felicidad y bienestar.

Si enfocas este pensamiento durante unos minutos al día, todo lo demás irá perdiendo protagonismo para que el amor propio suba como la espuma. ¡Quiérete y valórate!

Fuente: www.mx.selecciones.com

 


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla