Lecciones de moda pasadas que debes olvidar ¡ya!

Es conveniente para todos dejar atrás las lecciones que alguna vez aprendiste para lograr crear tu propio estilo.



El primer contacto que tuviste con la moda fue gracias a tu mamá. Seguro la recuerdas cuanto te llevaba de la mano al jardín de niños enfundada en un par de mom jeans al estilo Lady Di, unos stilettos rojos, una camisa blanca y un blazer negro con hombreras. La acompañaba un bolso del mismo tono que sus zapatos y los labios encendidos en labial color carmesí. Era una mamá moderna que no escatimaba en tendencias. Sabía cómo portarlas y tú sólo querías crecer pronto para tener estilo como ella y caminar por la calle de la mano de un chico guapo.

Sin embargo, con el paso de los años mamá tuvo otro tipo de responsabilidades, probablemente nacieron más hijos, el trabajo la absorbió y de pronto, la idea de moda que tenía tan vigente como tu deseo de crecer y parecerte a ella se esfumó y no porque así lo decidiera; simplemente se quedó con lo básico y no paró de reproducirlo. Hasta hace unos años, eso estaba bien, incluso cuando te lo sugería, lo hacías, pero en la segunda década del siglo XXI, los básicos —como casi todo en la vida— han cambiado y la moda exige cada vez un poco más. Pero como dice la regla que ella repetía hasta el cansancio: menos es más, por ello, deja de preocuparte tanto. La industria del fashion se ha abierto un poco y nos permite usar casi cualquier prenda para romper estilos y crear el propio.

El negro y el azul marino no pueden combinarse

Se puede y es una forma de darle un poco de color a tu look total black. Procura que uno de los dos colores domine el atuendo, el otro sólo servirá para darle un must. En cuanto a los zapatos, opta por los de color negro y elige accesorios poco llamativos o de colores discretos como el plata. Combina con un make up natural o no tan cargado. Si decides lo contrario, usa un labial de tonos oscuros, pero deja limpios o con poca pintura los ojos y las cejas.
No puedes llevar dos estampados en un mismo look

Eso ya quedó en el pasado. Hace 20 años era un pecado usar cuadros con rayas, círculos y manchas o cuadros y más cuadros. Ya no más, usa las combinaciones que más te gusten. No importa si son dos prendas con estampados. El truco está en no repetir colores y combinar con algún abrigo o chaqueta que resalte. De igual manera, procura que los zapatos sean lisos y que sobresalgan. Por lo general, el negro es la solución.

Usa un fondo

Lo de hoy son las transparencias y para ello no necesitas fondo, pero sí requieres de la ropa interior correcta o de un body que te haga ver estilizada. Puedes usar faldas o blusas transparentes y verte bien. Un fondo no es una opción al llevar una falda o un vestido, ya que pueden hacer que tu prenda luzca inflada o incómoda. Si la prenda debe ser ajustada y no marcar nada, pero en tu cuerpo se alcanza a notar la ropa interior o algo más, es probable que no estés usando la ropa o la talla correcta. Usa lo que mejor te acomode y con lo que luzcas más estilizada.

Las camisas siempre van fajadas

Olvídate de eso. Ahora puedes llevarlas, incluso, de vestido. Si las vas a meter a tu pantalón o falda, lo ideal es que la fajes únicamente de un sólo lado o una esquina, inclusive la parte delantera o trasera. Hay muchas formas de llevarlas y ninguna es completamente adentro de tu ropa. Aunque para un look más formal puedes llevarla fajada, hazlo combinando con alguna prenda o accesorio diferente como una corbata de moño, un sombrero, un par de aretes enormes o sneakers en lugar de tacones.

Los zapatos blancos son horrendos

En la actualidad las ankle boots blancas son imprescindibles. De igual manera, los sneakers en un color como el blanco son tendencia, por lo que los zapatos en este tono no pueden faltar en tu clóset. Procura que los jeans, falda o la prenda que uses en las piernas sea de un color distinto, ya sea mezclilla, negro o algún tono arriesgado.

El bolso y los zapatos deben combinar

No es necesario. Puedes jugar con los colores, las tonalidades y las combinaciones, sólo es cuestión de que lleves el bolso del tamaño correcto. Si vas a una cita no uses bolsas enormes y trata de llevar pequeños, y para la oficina procura llevar uno medio, pero recuerda que no es necesario que sea del mismo tono que tu ropa o tus zapatos, todo lo contrario.

Las faldas de vestir sólo se ven bien con tacones

Ya no más. En la actualidad, llevar las faldas de vestir o los trajes sastre con sneakers, flats o cualquier otro tipo de calzado es una tendencia que debes seguir. No uses tacones en todo momento, además de dañinos e incómodos, no siempre lucen bien. Cambia, ponte cómoda y renuévate.

Los tenis son sólo para hacer ejercicio

¡Claro que no! Ahora puedes llevarlos hasta para la oficina. Los tenis se han puesto en tendencia desde hace algunos años ya que son cómodos y son una señal de rebeldía ante el protocolo. Olvídate de los stilettos y de todo tipo de tacones. Opta por ellos y demuestra que puedes tener tanto estilo como lo harías con un par de zapatos altos. Sin embargo, no los uses en eventos de gala y tampoco los lleves sucios. Mantenlos bonitos.

No combines más de dos colores

¿Por qué no? La moda nos dice que podemos llevar una combinación de tantos colores como queramos. El detalle está en hacerlo correctamente y con las tonalidades adecuadas. Si no estás segura de qué colores llevar puedes empezar con los básicos, como el blanco, negro y camel. De igual manera, puedes llevar varias tonalidades de un sólo color como rosas, azules o rojos. Con el tiempo podrás combinar colores cálidos, fríos, terracota y grises como una experta.

Fuente: www.culturacolectiva.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla