Mascarillas de maicena, para piel grasa.

¿Tienes la piel grasa y deseas eliminar el exceso de sebo para acabar con los brillos y el acné y lucir un cutis precioso?



Existen principalmente tres tipos de pieles según sus características: seca o sensible, mixta y grasa. En el último caso, se caracteriza por ser una piel en la que suelen aparecer brillos indeseados, especialmente, en la zona T del rostro (frente, nariz y barbilla). También es un tipo de piel que tiene tendencia a presentar un exceso de sebo en los poros y a tener más puntos negros y acné que otros tipos de dermis. Por ello, es necesario buscar un tratamiento específico que pueda mejorar el aspecto de la piel grasa.

Aunque existen muchos productos estéticos que pueden ayudar a combatir este tipo de dermis, también podemos encontrar remedios naturales que son excelentes para una piel de grasa.

La maicena, también conocida como harina o almidón de maíz, es el polvo que se extrae de la molienda de los granos de este producto. Dentro de su composición, encontramos nutrientes como: proteínas, hidratos de carbono, fibra, minerales (potasio, fósforo, hierro, manganeso, magnesio, calcio y zinc) y vitaminas (A, B1, B2, B3, C y E).

Presume de un rostro lleno de belleza y anímate a potenciar la hermosura de la piel grasa usando ingredientes tan económicos y naturales como la maicena.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de maicena (también conocida como harina de maíz y a la venta en cualquier supermercado)
  • Medio vaso de agua
  • Una crema hidratante especialmente indicada para cuidar las pieles grasas

Pasos a seguir

  • Vierte la maicena en el interior de un bol.
  • Paralelamente, calienta medio vaso de agua.
  • Cuando esté templada, introdúcela en el cuenco en el que has metido la maicena previamente.
  • Remueve bien los ingredientes para que ambos formen una especie de pasta.
  • Si ves que te queda algo dura, puedes añadirle un poco más de agua.
  • Cuando tengas lista esta mascarilla casera ideal para combatir los problemas propios de la piel grasa, extiéndela sobre el rostro evitando colocarla sobre el contorno de los ojos y de los labios, dos zonas muy sensibles y delicadas.
  • Es importante que lleves a cabo esta operación después de haber desmaquillado y lavado tu cutis con mimo y dedicación. Para ello, puedes utilizar tu leche limpiadora y tu tónico habituales o, si lo prefieres, emplear los remedios caseros para preparar un desmaquillante casero de leche y un tónico de albahaca, dos productos totalmente naturales y perfectos para tratar la piel grasa.
  • Una vez que tu rostro esté perfectamente limpio, aplica la mascarilla de maicena para la piel grasa por la frente, las mejillas, la barbilla y el cuello.
  • Deja que el compuesto actúe durante unos 15 o 20 minutos.
  • Transcurrido ese tiempo, acláralo con abundante agua templada, seca la piel y aplica una crema hidratante. Recuerda que, si tienes el cutis graso, deberás emplear un producto de belleza que aporte hidratación sin engrasar aún más el rostro, como es el caso de la crema de pepino de Armonía Cosmética Natural. Un cosmético perfecto para cuidar las pieles grasas que además huele de maravilla.

Repite esa misma operación 2 o 3 veces por semana para que tu piel se vea libre de brillos y de granitos y puedas acabar con el exceso de sebo propio de las pieles grasas.

La piel grasa se caracteriza por presentar brillos en la “Zona T” (frente, nariz y barbilla), por mostrar unos poros bastante dilatados y por su tendencia a tener acné, granitos y puntos negros. Por suerte, las mascarillas caseras de maicena son geniales para potenciar la belleza del cutis graso.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla