Dieta o ejercicio ¿Qué es mejor?

La dieta y el ejercicio. Esas son dos palabras que oímos todos los días en nuestra batalla por perder peso y permanecer saludable.



Sé que muchas personas que han empezado un régimen de ejercicio o plan de dieta tratando duro de ponerse en forma, solo para pararse en la balanza unos días después y descubrir que no han perdido más que unas pocas onzas.

Se ven en el espejo, deciden que son un fracaso, y ordenan una pizza.

Entonces ¿cuál es el secreto? ¿En que debes poner tu enfoque con el propósito de cumplir tus metas? La respuesta es simple y complicada.

Donald Hensrud, especialista en medicina preventiva en la Clínica Mayo dice que cortar calorías es la forma más efectiva de perder peso. La clave está en consumir menos calorías de las que quemas. 3500 calorías igualan aproximadamente 1 libra de grasa, corta 500 calorías al día de tu dieta y vas a perder una libra de grasa en una semana, mucho más rápido que tratar de quemarla ejercitándote.

No botes tus zapatos del gimnasio todavía, el Dr. Hensrud también dice que el ejercicio es importante porque ayuda a mantener la pérdida de peso.Los estudios han mostrado que las personas que pierden peso gradualmente, con una dieta controlada en calorías, serán capaces de mantener su peso mejor porque están haciendo ejercicio regularmente, las dietas rápidas sin ejercicio a menudo resultan en un aumento rápido de peso después de que hayas terminado la dieta.

El ejercicio ayuda a fortalecer los huesos y músculos, que se van debilitando con la edad, por lo tanto al mantener o aumentar la masa muscular, se logra perder más grasa corporal. En la balanza tal vez no se vea tan atractivo, ya que el músculo pesa más que la grasa, pero entre más músculo tenga, menor va a ser el porcentaje de grasa corporal.

Para perder grasa no hay que ir al gimnasio todos los días, es cuestión de incluir 30 minutos de ejercicio aérobico como caminar, andar en bicicleta, nadar, patinar o bailar, al menos 5 veces por semana, e incluir ejercicios anaeróbicos al menos 2 veces por semana. Entre los ejercicios anaeróbicos que debe incluir están las pesas, ligas, ejercicios con bola, pero también yoga o Pilates. Los expertos recomiendan utilizar el peso propio de nuestro cuerpo para fortalecer nuestros músculos, y entre los mejores están los desplantes, sentadillas, plancha y lagartijas.

Es cierto que es más fácil cortar calorías que quemar calorías, por lo tanto la alimentación juega un papel fundamental en la pérdida de peso. Podemos decir que el 75% de los resultados se obtienen con dieta y 25% con ejercicio. Por ejemplo si usted se comió una hamburguesa de 500 calorías, para quemarla debe correr más de 4 millas.

Las dietas bajas en grasa pueden ser una buena opción para recortar calorías, sin embargo yo recomiendo ajustarse a un plan que incluya vegetales, frutas, proteína magra y carbohidratos complejos. No haga dietas bajas en calorías, ya que disminuyen el metabolismo y hacen que el cuerpo se estanque, evitando la pérdida de grasa (se pierde más musculo y agua corporal). Calcule 10 calorías por cada libra de peso.

En un estudio publicado en el Journal Psychological Science, un grupo de expertos les consultaron a 1200 personas de Estados Unidos, Canadá, China, Francia y Corea del Sur sobre el factor que hace a las personas aumentar de peso. Los resultados mostraron que aquellas personas que pensaban que el ejercicio era la clave, tenían un IMC más alto que los que pensaban que comer sano. Además aquellos que hacían ejercicio, comían más calorías de las que debían comer.

El ejercicio si ayuda a perder peso, sin embargo lo que sucede es que la gente tiene a sobreestimar las calorías que se queman, y compensan esa actividad con comer más.

La clave está en la moderación, haga ejercicio, coma sano y evite aquellas comidas altas en grasa, comida rápida, postres, dulces y repostería. Consuma porciones moderadas y dese un gusto ocasionalmente. El ejercicio ayuda a disminuir el estrés y esto también ayuda al control de peso. Además varios estudios sugieren que cuando uno inicia con una rutina de ejercicio comienza a comer sano. Por lo tanto visite a un Nutricionista que lo pueda asesorar en qué alimentos debe comer y en las cantidades adecuadas.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla