¿Está tu casa realmente libre de bacterias?

Un baño no higienizado adecuadamente o el piso, donde juegan los niños, pueden ser la residencia de microorganismos causantes de enfermedades.



Los temidos gérmenes, microbios o bacterias hacen de las suyas por todos partes e instalan sus nidos sigilosamente en los rincones y artículos menos esperados del hogar. ¿Cuáles son estos?

Tras varias décadas dedicado a estudiar las vías de transmisión de las enfermedades, el Dr. Charles Gerba —microbiólogo, profesor e investigador del Departamento de Suelos, Agua y Medio Ambiente de la Universidad de Arizona— ha identificado con su equipo investigativo los lugares y objetos de uso cotidiano más contaminados en el hogar por estos microorganismos, particularmente por la bacteria E.coli y el estafilococo dorado.

“Los gérmenes nos siguen todo el día y por todas partes. Son unos oportunistas”, dice con voz calmada el profesor Gerba, más conocido mundial y nacionalmente como el ‘Dr. Germ’. “Y para sorpresa de muchos, en nuestros estudios encontramos que es la cocina y no el baño, como muchos piensan, el lugar más cargado de bacterias en el hogar”.

Esponjas y paños de limpieza

“Las esponjas y los pañitos de limpiar son los artículos del hogar que ocupan el primero y segundo lugar con más contaminación de gérmenes en el hogar”, especifica el experto. “En estos artículos de uso diario encontramos las bacterias salmonela y E. Cole que son causantes de las diarreas y otros problemas intestinales”

El ambiente húmedo y los residuos de comida recolectados en las esponjas y trapos de cocina crean un ambiente ideal para la sobrevivencia, crecimiento y reproducción de las bacterias. Y para que te des una idea clara de lo hallado, aquí van los números: 10 millones de bacterias por pulgada cuadrada de la esponja y un millón en el paño de secar los platos.

Para prevenir este problema, el investigador recomienda desinfectar la esponja a diario ya sea lavándola con agua caliente, poniéndola a lavar dentro de la lavadora automática de platos que se usa en su ciclo completo o poniéndola dentro del microondas por dos minutos. Para este último método hay que tomar las siguientes precauciones para que esta no se incendie: mojar muy bien la esponja y ponerla dentro de un tazón lleno de agua.

En cuanto a los paños, Gerba sugiere cambiarlos con frecuencia en vez de dejarlos mojados para que se sequen al aire libre y luego reusarlos, y lavarlos siempre con agua caliente.

El inodoro

El inodoro es el tercer lugar de preferencia de las bacterias para crear sus nidos. Pero para sorpresa de muchos, estos no se albergan ni en su taza ni en los alrededores, sino en la manilla para colgar el agua.

“Encontramos que las tapas, donde toda la gente se sienta, están por lo regular más libres de bacterias porque la gente los desinfecta con constancia, mientras que a la manilla del colgar el agua no le prestan mucha atención, a pesar de que la toca teniendo sus manos contaminadas”, explica el experto.

Tabla para cortar alimentos

Las tablas de cortar los alimentos ocuparon el cuarto lugar en contaminación. En ellas, los investigadores encontraron 200 veces más bacterias fecales que en el inodoro, “debido a que las personas no las desinfecta inmediatamente cuando cortan especialmente las carnes y las vísceras de los animales a cocinar”.

Fregadero o lavaplatos

De acuerdo con Gerba, el fregadero es otro lugar que está cargado de bacterias. “Este puede estar 200,000 veces más sucio que el inodoro. Por ello hay que limpiar a diario todas sus paredes y boca de desagua con agua caliente y jabón”.

Piso de la cocina

El piso de la cocina ocupó el quinto lugar debido a los restos de comida que caen en él, por ello hay que limpiarlo a diario y desinfectarlo de vez en cuando.

El piso del baño y el mesón del baño ocuparon el sexto y séptimo lugar, respectivamente.

Zapatos

De acuerdo con el Dr. Gerba, las suelas de los zapatos pueden reunir hasta 421,000 bacterias, entre ellas el E. Coli debido a su contacto constante con restos de materia fecal. Ante ello, el experto recomienda limpiarlas con detergente con frecuencia. Con esta práctica se remueven más del 90% de las bacterias recolectadas.

Igualmente sugiere, tratar de no caminar dentro de la casa con los zapatos que se usan para salir a la calle.

Control remoto, gadgets y juguetes

El control remoto, las computadoras, los iPads, los teléfonos celulares y los juguetes de los niños son otros artículos del hogar cargados de bacterias, que se pasan silenciosamente de persona a persona.

Tan solo los celulares pueden contener 10 veces más bacterias que el inodoro, asegura el Dr. Gerba y recomienda limpiarlos con regularidad con las toallitas húmedas desinfectantes.

Fuente: www.laopinion.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla