Ideas de decoración para departamentos pequeños.

La decoración en departamentos pequeños se crea toda la atención en la funcionalidad en lugar del diseño estético.



1. Distribuciones que funcionan

Aunque creas que tu casa se parece más a una caja de cerillas que a la mansión que soñaste, no es momento de tirar la toalla. Las percepciones de las cosas pueden cambiar, como cuando ves el mundo desde un par de buenos tacones. Actitud, esa es la clave. Bueno, actitud, sentido común y un toque de estilo.

La clave está en derribar muros y crear un espacio abierto, que alberga comedor con vocación social, salón y cocina. Un detalle de maestro: el módulo de almacenaje sirve, además, para independizar y dar privacidad al dormitorio.

2. Muebles que dan la talla

No hay piso pequeño que se resista a una distribución inteligente, un uso apropiado de colores y texturas y un toque de ingenio en el mobiliario y los complementos.

A la hora de elegir los muebles, no se trata tanto poner muchas piezas pequeñas sino de optar (al margen de su tamaño) solo por aquellas que te den servicio. Así, en lugar de un sofá con ‘chaise longue’, que ocupa, busca la opción ‘ligera’ con un dos plaza y un sillón. Los colores de las tapicerías y el blanco inmaculado de las paredes ayudan bastante.

3. Elementos a medida

Resultan algo más caros, nos complican la vida y nos dejan sin tarde de ‘shopping deco’, pero, sin duda, son los grandes aliados de los espacios pequeños. Los muebles a medida aprovechan huecos ‘muertos’, sacan partido a las paredes, los altillos e, incluso, a la bajada de la escalera, proporcionándonos capacidad para guardar, asientos extra en el dormitorio o la cocina o una práctica balda o librería para libros o adornos.

4. Dejad que la luz entre

Por una ventana o la puerta al jardín, no temas que lo inunde todo porque cuando más lejos llegue, más potenciará el efecto de amplitud. Para facilitarle el paso, evita las cortinas tupidas, no pongas a su lado muebles altos y elige muebles de líneas sencillas y en colores claros, como estos coloniales de demarques.es Los espejos son otra herramienta infalible a la hora de ‘trasladar’ los rayos del sol y multiplicar los metros cuadrados.

5. Olvídate de los tabiques… ¡Y las puertas!

No nos cansamos de repetirlo, pero hay cosas que no cambian: los espacios diáfanos resultan mucho más amplios y transmiten una mayor sensación de desahogo y despreocupación por los metros, jugando, sin duda, a favor de las casas pequeñas. Para separar los ambientes puedes apostar por las puertas correderas (otro clásico en cuanto a metros se refiere), usar un aparador para separar la zona de estar del comedor.

6. Paredes con personalidad

Y mucho color. No, no nos hemos confundido. Está claro que los tonos neutros y claros hacen crecer las estancias y multiplican la luz natural. Pero, esto no significa una renuncia expresa a los tonos alegres y llamativos. Estas tonalidades poseen la capacidad de transformar las proporciones de una estancia y no siempre restando metros.

7. Diseño funcional: sillas apilables

Sea del tamaño que sea tu casa, piensa siempre a lo grande. ¿Celebrar el cumpleaños en casa? ¡Claro que sí! Y sin necesidad de pedirle las sillas prestadas al vecino o coger las de plástico de la terraza.

8. Almacenaje en vertical

Las paredes pueden dar mucho juego y ofrecer capacidad extra para guardar. Se han creado una composición armónica y práctica con estanterías de diferentes colores. Y, por supuesto, no lo dudes y copia la mesita auxiliar revistero y los ganchos para colgar los cascos, las gafas y todas aquellas cosas que no sabes dónde colocar.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla