Los peligros de Instagram para nuestros adolescentes



No vamos a satanizar las Redes Sociales, son parte de la vida y son un aporte en algunas áreas: acercan a los que están lejos, inmediatiza la comunicación, nos acerca al conocimiento de diversas áreas, es fuente de trabajo para algunos, aporta en la difusión de nuestros quehaceres, entro otros.

Sin embargo, es sumamente importante que comprendamos y estemos atentos a las dificultades que puede acarrear el utilizarlas tempranamente, usarlas con poco criterio, poca madurez o sin dimensionar lo que son en realidad. No digo que los adultos sepamos perfectamente cómo usarlas, tampoco creo que todos los adultos seamos conscientes de los peligros a los que ahí estamos expuestos.

Sin embargo, para efectos de una maternidad responsable e informada, da la impresión que necesitamos conocerlas y saber bien cómo operan, ya que constituye el lenguaje y la forma de comunicarse de muchos adolescentes y, lamentablemente, niños, por estos días.

Según el diario El país, se realizó un estudio en Inglaterra que toma como muestra a jóvenes usuarios de redes sociales. El estudio concluye que algunas redes sociales podrían poner en riesgo la salud mental y emocional de los adolescentes. La razón sería la vulnerabilidad psicológica de los más jóvenes, esto quiere decir que debido a que el entorno, lo externo aporta en su construcción emocional, se es más permeable a que se vea influido por lo que ve, por lo que lee, por lo que vive.

¿Realidad virtual?

Siempre les decimos a los adolescentes que la realidad es una y lo virtual no es el mundo real, sin embargo estamos frente a un momento histórico en donde la realidad virtual es parte de la realidad de muchos jóvenes.

Según el estudio Inglés, Instagram sería la red social más “nociva” para este grupo, aunque también se menciona a Snapchat, Facebook y Twitter. Instagram aparecería como la más preocupante porque logra que los adolescentes sientan como que sus cuerpos no fueran suficientemente buenos. Esta afirmación tendría de base, el hecho que la Red Social se basa en una imagen perfecta, con lindos colores y filtros que perfeccionan el momento, lo cual dista mucho de la realidad de cada uno.

De hecho, el estudio asegura que síntomas como inseguridad, angustia, ansiedad e incluso depresión aparecerían más comúnmente en jóvenes que usan esta aplicación por mas de dos horas diarias. Concluye que se verían afectados: autoestima, horas de sueño, miedo a quedarse fuera de eventos sociales, ciberacoso, sensación de soledad, entre otros, lo cual es una antesala perfecta para la aparición de síntomas depresivos. “Ser un adolescente es ya suficientemente difícil, pero las presiones a las que se enfrentan online son sin duda únicas para esta generación”, aseguran los autores del estudio.

Parece extremadamente importante que intervengamos poniendo medidas preventivas, sin embargo es mucho más valioso que podamos conocer estas redes y entender cómo funcionan, es la única manera en que podemos guiar a nuestros adolescentes, porque en algún momento, queramos o no serán usuarios de éstas. Obviar esta realidad es actuar como nuestros abuelos, al creer que nuestros padres nunca usarían el teléfono.

Con respecto a las medidas preventivas que propone el mismo informe del estudio, sugiere a los desarrolladores de las aplicaciones que promuevan algo así como un aviso que envié la misma, en la que detalle que estamos usando durante muchas horas una determinada plataforma y que incluso detalle en éste, que afecta en su desempeño escolar o social. Así mismo que se informe sobre los riesgos en los colegios, tanto a niños como a apoderados.

¿Y tú?¿Conoces bien sobre el uso de las redes sociales?

Fuente: www.supermadre.net

 


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla