Prendas que te recomendamos no usar en una entrevista de trabajo



Muchas personas dicen que la primera impresión es la que cuenta, y el vestuario es una parte indispensable de ello. Estas son las prendas nunca debes llevar a una entrevista de trabajo, pues te perjudicarán más de lo que te ayudarán.

Evita vestir de forma demasiado anticuada

Si bien todos queremos parecer serios y lucir presentables en una entrevista de trabajo, no es bueno excederse en la seriedad y vestir como en el siglo pasado. Invierte en alguna prenda moderna que puedas llevar a trabajar. Recuerda que la primera impresión es la que cuenta.

Dile no al calzado demasiado informal

No queda muy bien presentarse en zapatillas a la primera entrevista de trabajo —a menos que seas profesora de gimnasia y el trabajo sea de personal trainer—. Busca siempre un calzado más formal. Creo que acudir con zapatos demasiado informales a cualquier entrevista de trabajo influye mucho (negativamente, claro).

Cuidado con el blazer

Usar un blazer siempre es una buena idea, pues da sensación de seriedad, siempre y cuando lo acompañes con algo adecuado. Si vas a usar una camiseta muy escotada, yo que tú lo pensaría. Lo mejor es usarlo con una blusa más discreta. Recuerda que es trabajo, no diversión.

No vayas demasiado informal

Como hablamos más arriba con los zapatos, no es bueno ir demasiado informales. Con la ropa pasa exactamente lo mismo. Si te vistes demasiado informal, entonces es probable que tu futuro jefe no te tome demasiado en serio y ni te considere para el puesto que aspiras.

Viste siempre con prendas formales, pero no demasiado serias. Una buena idea es combinar una falda corta o pantalones con un blazer y una blusa no demasiado escotada.

Lo tradicional es lo que mejor efecto causa

No tiene caso ponerse el último pantalón de jean rasgado que te compraste para ir a una entrevista de trabajo. ¡No corresponde! Lo mejor es utilizar prendas dentro de lo que podemos llamar tradicional, como un conjunto de pantalón y chaqueta haciendo juego.

Como dijimos más arriba, la primera impresión es la más importante. Todo lo que sigue después dependerá de ti, obviamente, pero, si no cuidas tu apariencia, seguro que tus posibles jefes tampoco querrán saber nada de ti. Presta atención a la ropa que usas, pues un error puede marcar una gran diferencia.

Fuente: www.vix.com

 


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla