Tendencias de primavera 2018.

El color verde agua, el denim, los trench de primavera, los flecos o los vestidos túnicos son algunas de las apuestas para la temporada de primavera.



Verde agua: Tonos lavados.

Ahora que tanto se habla del lila (te lo adelantamos hace meses), te avanzamos el nuevo color de moda dentro la gama de los empolvados y tonos pastel: el verde agua. Lo vas a ver pronto y será imprescindible en verano hasta en los bañadores.
Adelántate, es un color favorecedor solo y, si lo sabes combinar con otro tono más fuerte, estarás a la última.

Camisería: en mangas de camisa

Ya tendrás una o varias en tu armario y quizá te las pones cuando no tienes ganas de pensar mucho en tu look, pero esta primavera tendrás que prestarle toda la atención, porque va a ser una de las prendas estrella. Y para lucirla a cuerpo, sin chaquetas; sencillamente con una falda o un pantalón que te favorezca y un zapato especial.

Trench de primavera: ¿bajo la lluvia?

Ya sabes: si en abril, aguas mil, para cubrirte de la lluvia, gabardinas a todas horas. Los trench llegan además crecidos, en versiones para la oficina, para el ocio y para eventos de gala. En muchos casos incluso pierden su función antilluvia y optan por los tejidos de fiesta.

Organza: de seda.

Ve quitándote prejuicios si la asocias a bodas, bautizos y comuniones. La organza de seda es el tejido de la temporada y no implica en absoluto elegir un look festivo. Más bien al contrario: se lleva hasta en camisetas (Emporio Armani).

Denim: piezas a oscuras.

Tras una breve pero aguda crisis post grunge a finales de los 90, el denim vive días de gloria sin descanso, temporada tras temporada. Eso sí, con variaciones: esta primavera llega en tonos oscuros, sin lavados, y en conjuntos completos. Olvida ya los vaqueros rotos, no tienen nada de vanguardia, más bien son obsoletos.

Flecos: mucho movimiento

Sobre todo, mueve los vestidos, que llegan rematados con larguísimos flecos e inspiración de femme fatale. Pero también las cazadoras y los pantalones vaqueros (Levi’s), las faldas (Jacquemus) y hasta los bolsos (Loewe). Pero ojo, el culto al fleco no nos dirige al Far West.

Vestido túnica: a todo volúmen

La inspiración son aquellas divas de los 70 y la jet set que fascinaba al mundo con su estilo de vida exclusivo y burbujeante. Aunque el término lo acuñó Igor Cassini en los 50, la estética es mucho más cercana a las noches marbellíes que vivió la princesa Soraya. Todas las firmas lo versionan.

Plástico: nuevos 60.

La década de los 60 no fue solo la del dominio de la minifalda y la estética hippie. La investigación en materiales fue un denominador común en creadores como André Courrèges, Paco Rabanne, Pierre Cardin… La lycra sustituyó al algodón y el plástico inundó el mercado en prendas y complementos. El revival está aquí.

Abstracción: historia del arte.

Del constructivismo o el neoplasticismo al expresionismo abstracto, los estampados de la primavera se impregnan de referencias artísticas históricas del siglo XX. Y tanto en ropa de sport como en prendas para ocasiones más formales.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla