Vitaminas y minerales que debes consumir en el embarazo.

La dieta de la embarazada ha de ser sana y rica en nutrientes para ayudar al desarrollo del bebé.



Todo lo que la madre consume durante el embarazo pasa a través de la placenta y llega al bebé. Ésta es la única manera que tiene su pequeño de surtirse en vitaminas, minerales y nutrientes, de tal manera que pueda crecer sano y fuerte.

Es por esta razón que la madre debe ser muy cuidadosa en tener una dieta sana y balanceada durante el embarazo, asó como también asistir a las citas de control prenatal para que el médico determine si necesita o no un suplemento vitamínico para cubrir con los requerimientos del bebé.

Una mujer que consume complementos minerales y vitamínicos antes de embarazarse reduce en un gran porcentaje la probabilidad de que su bebé presente algún tipo de malformación, e invita a todas las mujeres a que antes, durante y después de la gestación se aseguren de consumir tres elementos fundamentales para el buen desarrollo de su pequeño: calcio, hierro y ácido fólico.

Calcio

Durante los dos últimos trimestres del embarazo y en la lactancia, el cuerpo de la mujer absorbe más calcio que cuando no está embarazada, por ello es indispensable asegurar la ingesta diaria recomendada de este mineral, de 1,000 a 1,200 miligramos al día para los adultos. Además, recordemos que el calcio es indispensable para la correcta formación de los huesos del bebé y ayuda al mantenimiento del sistema circulatorio, nervioso y muscular.

De acuerdo con los especialistas en el tema, lo ideal en esta etapa del embarazo es el suministro de un complejo oseínico mineral que aporte calcio, fósforo y oseína, elementos necesarios para la correcta formación del esqueleto del bebé y para la protección de la masa ósea de la madre. El único complejo oseínico mineral que existe hoy en día es de Pierre Fabre, el cual no sólo es un suplemento de calcio, ya que sus componentes actúan en la formación de huesos y cartílagos

Hierro

Una mujer requiere del doble de la cantidad de este mineral durante el embarazo debido a que los volúmenes de sangre se expanden, adicional a que juega un papel fundamental para el desarrollo de la placenta.

Los síntomas más comunes de la falta de hierro y ácido fólico son: palidez, sensación de cansancio, mareos/vértigo, dificultad para respirar, aceleración del ritmo cardiaco y problemas de concentración.

Ácido fólico

Se ha demostrado que las mujeres que consumen la cantidad recomendada de ácido fólico, antes y durante el embarazo, reducen en un gran porcentaje las posibilidades de tener un bebé prematuro, con bajo peso al nacer, con labio leporino o con malformaciones en el cerebro y columna vertebral.

La cantidad recomendada del consumo de ácido fólico debe ser determinada por el médico, pues la dosis puede variar de acuerdo a la edad, sexo y estado de salud de la persona. No obstante, para las mujeres en edad reproductiva la recomendación es aumentar su consumo.

El ácido fólico es esencial en el desarrollo del bebé en los días posteriores al momento de la concepción y si tomamos en cuenta que más de la mitad de los embarazos en nuestro país no son planeados, se recomienda que todas las mujeres con probabilidad de quedar embarazadas, consuman esta vitamina.

La deficiencia de ácido fólico es una de las carencias vitamínicas más frecuentes en mujeres en etapa de reproducción. Las causas pueden ser diversas, pues el tabaco, estrés, el consumo de café y alcohol evitan la correcta absorción del mismo.

La maternidad es una de las etapas más importantes y trascedentes en la vida de una mujer, por ello es indispensable alejarse de los malos hábitos, acudir al médico y tomar estos suplementos que aseguran un mejor embarazo.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla