Consejos para liberar a tu hijo del estrés y la ansiedad



Todos los niños están sometidos a situaciones estresantes con las que tienen que lidiar día a día. Aquí la clave es el apoyo de los padres y amigos para que puedan salir victoriosos de estas. El hecho de tener una estructura de contención los ayudará a sortear de mejor manera los problemas que se les presenten.

Los síntomas de ansiedad son comunes en niños, entre un 10 y 20% de ellos en edad escolar los experimentan. Además, un número aún mayor padece estrés, el cual no califica como un trastorno de ansiedad. Entonces, ¿cómo ayudar a tus hijos a reducir estos dos? En este artículo te damos algunos consejos para que puedas criar niños más autónomos y felices.

1. Anímalo a enfrentar sus miedos

Cuando tenemos miedo a las situaciones, las evitamos. Sin embargo, actuar de esta manera provoca ansiedad y la mantiene. Por el contrario, cuando un niño enfrenta sus miedos aprenderá que esta angustia disminuye naturalmente por sí misma con el tiempo. De hecho, biológicamente no es posible que el cuerpo pueda permanecer en ese estado durante un período muy largo de tiempo. Por lo general, esta se reduce a los 20 o 45 minutos de que se haya presentado la situación que la provocó.

2. Dile que está bien ser imperfecto

A menudo creemos que es necesario que nuestros hijos tengan éxito en los deportes, la escuela y demás aspectos de la vida. Tanto que a veces solemos olvidar que ellos necesitan ser solo niños. La escuela es sinónimo de calificaciones, no por el placer de aprender sino por el de tener mejor rendimiento. Un 85% es bueno, pero no lo suficiente. Esto no quiere decir que esforzarse no es importante. Es primordial alentar a tu hijo a trabajar fuertemente, pero también enseñarle a aceptar y abrazar sus errores e imperfecciones.

3. Enfócate en lo positivo

Muchas veces los niños ansiosos y estresados ​​pueden perderse en pensamientos negativos y autocrítica. Suelen enfocarse en cómo el vaso está medio vacío en vez de medio lleno y esto los lleva a preocuparse de sobremanera por lo que les depara el futuro. Recuerda que mientras más puedas enfocarte en los aspectos positivos de tu hijo, más le recordarás que se concentre en estos y se programe para pensar de esta manera.

4. Programa actividades relajantes

Para nadie es un secreto que los niños necesitan tiempo para relajarse y ser niños. Infortunadamente, a veces hasta aquellas actividades divertidas como los deportes se convierten en situaciones de éxito o fracaso rotundo. Por esto, es importante que te asegures de que participe en los juegos para sentir la diversión que estos le puedan proporcionar. Anímalo a que juegue con sus juguetes, a que practique un deporte sin ser competitivo o que haga yoga.

5. Dale ejemplo

Tu hijo hará lo que tú haces. Entonces, si evitas aquellas situaciones que provocan ansiedad o estrés, esto también hará tu hijo. Si enfrenta tus miedos, él lo hará de igual manera. Si te cuidas y programas tiempo para realizar tus actividades personales, él o ella aprenderán que el cuidado personal es una parte importante de la vida… Entonces, antes de actuar, recuerda que eres el modelo de tu hijo y que puedes serle de mucha o poca ayuda.

6. Recompénzalo

Cuando tu hijo enfrente sus miedos, no repares en recompensarlo con elogios, un abrazo o incluso con un regalo pequeño. Esta práctica no se convierte en un soborno si lo estableces desde el inicio  esto como una motivación antes de que él o ella se encuentren en la situación que lo aflige.

7. Enséñalo a que duerma bien

Establece un horario de cama para tu hijo y cumple con ese tiempo incluso los fines de semana y festivos. Esto ayudará a que tu pequeño haga correctamente esa transición entre las actividades del día y el estado relajado necesario para conciliar el sueño. Además, cuando duerme bien estás asegurando que tenga un mejor desempeño al otro día.

Fuente: www.elartedesabervivir.com

 


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla