¿Cuál es la edad ideal para casarse?

De acuerdo con las últimas encuestas, la edad media para casarse es la más alta registrada en la historia.



De acuerdo con datos de INEGI, la media de edad promedio de las parejas mexicanas que deciden casarse es de 29 y 26 años para hombres y mujeres, respectivamente. Mientras que en Estados Unidos, la edad promedio de ambos es de 27 años. Pero, ¿cuál es en realidad la edad ideal para casarse?

Según un estudio de la Universidad Brigham Young en Provo, Estados Unidos, basado en una encuesta realizada a más de 500 estudiantes, la edad ideal para casarse es a los 25 años.

En este estudio, publicado en The Journal of Social and Personal Relationships, también se encuestaron a los padres de los estudiantes, quienes creen que en realidad la edad ideal para casarse es después de concluir sus estudios; es decir, en promedio a los 26 años.

El argumento en general es que a esa edad ya se ha adquirido la madurez necesaria, así como las herramientas de trabajo suficientes, para comenzar una vida en familia y poder sustentar una buena calidad de vida en pareja.

Pilar Wiegand, académica del Instituto de Sociología de la U. Católica, indica que el aplazamiento de la edad es multifactorial. “Por un lado está aumentando la tasa de personas que conviven antes de casarse, que quieren probar la relación y ver si se llevan bien, si pueden casarse y tener futuro. Si antes se iban de la casa de los papás solteros a casarse, ahora se vive con la pareja y después deciden si se casan”.

La convivencia en Chile ha tenido un crecimiento explosivo. Así lo indica el estudio “Transformaciones de la familia conyugal en Chile en el período de la transición democrática (1990-2011)”, del sociólogo José Olavarría, que analiza la Encuesta Casen y muestra que en el conjunto de los hogares, en el año 1990, sólo el 6,3% de los/as jefes de hogar era conviviente, valor que se incrementó al 15,0% el 2011. A su vez, el crecimiento de mujeres convivientes es mayor al de los varones entre 1990 y 2011. La proporción de mujeres se incrementa del 1,5% al 9,5%, casi seis veces. Entre los varones ese crecimiento fue algo mayor al doble, del 7,6% al 18,5%.

Alejandra Ramm, socióloga de la U. Diego Portales, explica que mucha gente que antes se casaba hoy prefiere convivir. “Pasado el pololeo, la convivencia pasa a ser crecientemente la primera forma de unión, lo que antes, en los años ochenta, era el matrimonio. Ya en el año 2000 la clara hegemonía del matrimonio se resquebraja”.

En la clase social más alta es mayor la probabilidad de matrimonios, y a la inversa, en la clase más baja, menos probabilidad, dice Ramm, y eso no ha cambiado mucho: “Se posterga el matrimonio porque hay ganancias en hacerlo, pueden tener una mejor carrera o un mejor trabajo. Hay un gran incentivo a retrasarlo porque hoy tienen otras oportunidades”.

Otro factor es que el disfrute de la juventud se ha hecho más largo, indica la socióloga de la UC. “Ya no se habla de juventud sólo hasta los 25 años sino hasta los 35 años. Esta la idea de que se disfruta la vida antes de casarse y por eso se retrasa el matrimonio”, explica.

Además, dice Wiegand, muchos padres transmitieron a sus hijos el mensaje de que por su experiencia, traten de disfrutar más la vida, y por lo tanto, retrasen ese paso tan determinante.

La postergación del matrimonio no quiere decir que los jóvenes solteros no estén optando por otras formas de convivencia, aclara Gonzálvez. “Por ejemplo, el living apart together; o las llamadas parejas que no quieren tener hijos (childfree); o parejas que conviven hasta que toman la decisión de casarse, por mencionar algunas. Lo importante a considerar aquí es que una cosa es el estado civil, otra la situación de pareja, y otra, el tipo de estrategia residencial que aplican para ellos”.

Todo esto, agrega la especialista, se ve influenciado por el acceso al mercado laboral de forma estable, lo que repercute en su situación económica y en sus proyectos personales, de pareja y familiares.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla