Tips para salir del hoyo.

Una de cada tres mujeres en el mundo han sufrido violencia física y/o sexual de pareja (OMS).



  • El 76 % de los mexicanos de entre 15 y 24 años con relaciones de pareja han sufrido agresiones psicológicas
  • 15% han sido víctima de violencia física
  • 16 % han vivido al menos una experiencia de ataque sexual
  • 52 de cada 100 mujeres han tenido al menos una relación violenta

La violencia más recurrente es la emocional o psicológica

  • ¿Controla tu forma de vestir?
  • ¿Con frecuencia te insulta y te culpa de sus problemas?
  • ¿Cuestiona tus amistades y te quiere alejar de ellas?
  • ¿Hagas lo que hagas se va a molestar contigo?
  • ¿No quiere separarte de ti para “cuidarte”?
  • ¿Temes que te de un golpe? ¿Te ha jaloneado o empujado?
  • ¿Te acusa de infidelidad?
  • Y tras todo esto… ¿Pide disculpas, te hace regalos y promete que todo cambiará?
  • El amor puede doler… Pero no ha de enfermarnos, menos medio matarnos o matarnos
  • Existen amores pobres (aportan poco al crecimiento, aburren…)
  • Y existen amores destructivos (atentan contra nuestra integridad física, emocional, económica, patrimonial, social.

¿Cómo detectar un amor que “medio mata”?

  • Su intención, es dominar, doblegar, paralizar y someter a la pareja ejerciendo el poder a través de cualquier palabra, acto u omisión.

    Tipos de abusos

  • Psicológico
  • Físico
  • Económico
  • Patrimonial
  • Sexual

En ocasiones es claro y contundente (golpes), otras veces puede ser sutil, escondido en palabras o silencios, disfraza “consejos” que denigran, descalifican o degradan a la persona. “Te he dicho muchas veces que no me interrumpas cuando hablo con mis amigos, nadie quiere oír las cosas que dices, lo digo por tu bien”, “calladita te ves más bonita”.

Durante el enamoramiento es más difícil dejar una relación destructiva, pensamos que es algo transitorio que va a cambiar en cuanto avance. Quien lo ejerce no es necesariamente MALO, también puede amar a su pareja, de ahí la ambivalencia y complejidad de la experiencia.

¿Un roto para un desconocido?

  • Fuera de escasos caso de patología masoquista, contrario a lo que se dice “si lo aguanta es porque le gusta”, a NADIE le gusta sufrir y que se le maltrate.
  • Los amores que medio matan generalmente son una forma de abuso de poder y busca eliminar todos los obstáculos para el ejercicio de dicho poder.
  • Se origina a partir de una condición superior de quien la ejerce y sucede a partir del estado de subordinación e indefensión de quien la sufre quien no tiene legitimidad ante el poder de quien ejerce el dominio.
  • Por eso es MUY DELICADO HABLAR DE CODEPENDENCIA Y FALTA DE VOLUNTAD. PODEMOS DARNOS CUENTA Y NO TENEMOS LOS RECURSOS (MATERIALES, EMOCIONALES, SOCIALES, ETC.) PARA DETENERLO.

Además, el estar siempre bajo un amor destructivo causa en la persona que la necesidad de ser comprensiva, tolerante, y de esforzase para lograr un cambio en su pareja.

  • A veces existe un sentimiento de culpabilidad y de incapacidad de terminar con la relación. Y con el tiempo crea lo que se llama INDEFENCIÓN APRENDIDA.
  • Muy importante es reconocer el patrón y pedir ayuda. Sobre todo cuando está en riesgo la integridad física y se ve mermada la integridad emocional.

Estas conductas, si bien son lastimosas, tienden a normalizarse e invisibilizarse con la idea de que muchos hombres tienen “carácter fuerte”, o están sobrecargados, o que a ellos así les enseñaron sus propios papás. Pasos para hacer frente a esta situación.

  • Valida -sin minimizar- el malestar que tienes: miedo, depresión, cansancio, angustia, zozobra, atrapamiento. Incluso tu culpa o tu duda interna de si exageras. en todos efectos de un trato abusivo.
  • Reconoce que lo que vives no es producto de un “mal carácter” sino que es ABUSO Y MALTRATO.

Mide tus puertas de salida siendo siempre responsable de tu integridad física y emocional:

  • Empieza a cometer genuinas transgresiones y no inocuas infracciones. Es decir, actos que pongan verdadero límite a lo que vives. A veces mentir para obtener un permiso, quejarte, gritar, esconder dinero para tender más libertad es como “vayamos al bosque mientras el lobo no está” pero son escapes que no generan un cambio sustancial.
  • Busca espacios de crecimiento que te den más recursos (económicos, sociales, físicos) para tener más posibilidades de acción.

Habla de ello con otras personas para que haya testigos. Que otros sepan lo que vives no solo te clarifica el abuso sino que te fortalece para poder hacer algo que te permita equilibrar la relación.

  • Consulta porque estos mecanismos toman tiempo y requieren un buen manejo para cambiar el patrón.
  • Cuestiona terminar la relación si el maltrato se rigidiza lejos de bajar y si está en riesgo tu integridad física y se sigue mermando tu integridad emocional.

Las relaciones destructivas (violencia) cubiertas bajo el “amor” resultan casi invisible para la mayoría de las personas: es fácil confundirse cuando se mezclan muestras de afecto y cuidado con conductas antisociales.

Fuente: www.marthadebayle.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla