Y tú ¿Ignoras estos nutrientes?

¿Se le cae el cabello, se le rompen las uñas o anda solo de mal humor? El origen puede estar en lo que come.



En esta época, no resulta extraño ver a mucha gente pasar solo cansada aunque haya dormido bien. La falta de hierro puede ser la causa. Aparece la anemia y afecta a buena parte de los preescolares y al 15 % de mujeres en edad reproductiva (12 a 49 años). No solo eso, a ellas también les falta zinc (a una de cada dos). Carecen de ese nutriente que se necesita para tener bien nuestras defensas y, aunque le parezca raro, el déficit es mayor entre quienes tienen más ingresos económicos.

Las cifras de la encuesta Ensanut del 2011-2013 (último reporte) muestran una realidad mundial: no comemos bien.

Otro ejemplo es la vitamina A, que ayuda a la formación y al mantenimiento de los dientes, de los huesos y a tener una piel sana. Nueve de cada diez personas no cumple con el consumo mínimo recomendado.

También en quienes deciden entrar en extrañas dietas para bajar de peso y reducen las cantidades. Consumen 600 calorías al día, cuando lo recomendable es un promedio de 2.000 (varía según talla y peso). Eso, sin duda, provoca una falta de nutrientes.

Proteína

Las proteínas son bloques constructores de todos los órganos y sistemas en el cuerpo humano. Esto incluye los músculos, los principales órganos vitales como el corazón e hígado, la sangre, la piel y sistema inmunológico y hormonal.

Carbohidratos

Los carbohidratos suministran todas las células del cuerpo con energía y son una parte importante de una dieta saludable. Los carbohidratos complejos son más nutricionales que los simples y refinados. Además de energía, los carbohidratos complejos proveen fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes.

Grasas

Aunque algunas grasas contribuyen al colesterol alto, ciertas grasas son necesarias para la función normal del cuerpo. La Guía Dietética del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos recomienda reemplazar los ácidos grasos saturados y trans, con grasas mono y poliinsaturadas para una salud óptima. Las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas especialmente el omega-3, ofrecen beneficios considerables para la salud. Además, las grasas ayudan con la absorción de ciertas vitaminas, minerales y antioxidantes.

Vitaminas

Todas las vitaminas caen en dos grupos: solubles en grasa y solubles en agua. Hay cuatro vitaminas solubles en grasa: A, D, E y K, las cuales aparecen principalmente en las grasas y aceites de las comidas. Las funciones de las vitaminas solubles en grasa en el cuerpo son diversas. La vitamina E apoya el crecimiento, la vitamina A ayuda con la vista, la vitamina K ayuda con la coagulación de la sangre, y las vitaminas D y K son esenciales para el desarrollo óseo correcto. Todas las demás vitaminas son solubles en agua. Todas las vitaminas B son esenciales para el metabolismo de los carbohidratos, proteínas y grasas. La vitamina C actúa principalmente como un antioxidante protegiendo el cuerpo de sustancias peligrosas llamadas oxidantes.

Minerales

Entre los principales minerales están el calcio, el potasio, el sodio y el hierro. Además de los principales nutrientes, el cuerpo necesita varios minerales en trazas, como el zinc y el selenio. Aunque el cuerpo utiliza los minerales en pequeñas cantidades, la deficiencia de cualquiera de los minerales puede causar serios problemas a la salud.

Agua

El agua es uno de los elementos más esenciales de la dieta humana. El cuerpo humano consiste en cerca del 60 por ciento de agua. Cada día, el adulto promedio pierde más de 8 vasos de agua simplemente con vivir. El cuerpo necesita reponer esta pérdida para evitar la deshidratación. Además, algunas vitaminas, minerales y antioxidantes necesitan agua para su absorción y acción.

Antioxidantes

Los antioxidantes son pequeñas moléculas que contrarrestan el estrés oxidativo y ayudan a mantener el cuerpo sano. La mayoría de antioxidantes vienen del origen vegetal: frutas, vegetales y granos enteros. Los ejemplos de antioxidantes son los polifenoles del té verde, antocianinas en las bayas moradas, resveratrol en el vino tinto y licopeno en los tomates. Algunas vitaminas como la C, A y E, así como los minerales como el selenio y el zinc también son antioxidantes poderosos.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla