Los beneficios del oro en la piel.

¿Conoces los beneficios del oro en la piel? ¿Sabes cómo consigue este metal precioso mejorar el estado y la apariencia de la tez? ¿Has probado los productos de belleza que incluyen oro en su composición?



Si buscas un tratamiento de lujo para tu piel, lo más cool que hay en la actualidad, son las mascarillas de oro. Se tratan de pequeñas láminas de 24 quilates que se aplican sobre la dermis y tienen efecto reafirmante y regenerador.

Belleza dorada

Conocemos el oro en joyas, relojes, incrustaciones en uñas, dientes e incluso ropa fabricada con textiles bañados en el metal precioso. Pero… ¿oro para rejuvenecer la piel?

Dicen que la primera en utilizar el oro para “rejuvenecer” fue Cleopatra. Además de sus conocidos baños de leche, se hizo fabricar una máscara de oro que utilizaba todas las noches para dormir.

Otra asidua al oro para mantener la piel radiante fue Elizabeth Taylor, quien no reparaba en mascarillas elaboradas con polvo de oro de 24 kilates. ¡Ahora entendemos el secreto de su belleza!

Parece increíble pero cuando el oro entra al contacto con la piel se produce colágeno, una proteína que le da firmeza a los tejidos, por lo que resulta un tratamiento ideal para mujeres de más de 35 años.

Obviamente antes de su aplicación es indispensable hacer una prueba alérgica para asegurar que no exista reacción desfavorable.

Mujeres jóvenes, que aún no muestren signos de arrugas o fatiga, no deberían someterse a este tratamiento porque produce un exceso de colágeno y podría resultar contraproducente (¿has visto las mujeres con rostros hinchados por inyectarse demasiado colágeno?

Lo que más se utilizan son las láminas doradas que se aplican como mascarillas, aunque ya existen algunas cremas faciales y corporales que tienen algún porcentaje de oro en su composición.

Debido a su alta demanda, está disponible en spas selectos, primero se realiza una limpieza profunda de la piel, se aplica un hidratante y luego se colocan las láminas, las cuales también pueden ir enriquecidas con zinc y otros antioxidantes.

Quienes lo aplican dicen que empiezan a notarse resultados desde la tercera aplicación y lo ideal es colocarlo entre seis y diez veces al año para aprovechar todas sus ventajas.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla