¿Sabes la diferencia entre un permanente, una decoloración y una alta aclaración?

Aclara las dudas más comunes que hay sobre cómo cuidar el cabello en una decoloración ya que es el proceso más empleado por los expertos del cabello pero también uno de los más difíciles.



Un cambio de look siempre va bien cada tanto. Es normal que al principio sientas nervios, y más cuando se trata de tu pelo. Para llevar a cabo una decoloración y proteger el cabello al máximo, el primer paso es aplicar un tratamiento previo. No es tan difícil como imaginas, basta con usar un producto que evite una gran deshidratación durante la decoloración por la sobre exposición o la fórmula con peróxidos altos.

Semipermanente

Si con mayor frecuencia comienzas a detectar canas y quieres cubrirlas, el semipermanente es ideal para ti. Este procedimiento no contiene amoníaco y se deslava poco a poco.

Permanente

A diferencia del primero, este contiene amoniaco gracias al cual logra aclarar de dos a tres niveles. Si ya te salen muchas canas, un permanente cubrirá el 100% de ellas. Recuerda que este tipo de procedimientos deben tener muchos cuidados posteriores.

Decoloración

Ideal para rubios o cenizos, alcanza de 4 a 5 tonos de aclaración. Si ya te aburriste de tu look del día a día y quieres un gran cambio, este procedimiento es para ti. ¡Ojo! Nunca olvides que acudir con un profesional es clave, pues de no hacerlo, tu pelo puede sufrir graves consecuencias. También recuerda que aunque tu decoloración se puede ver increíble, maltrata tu melena y requiere mucho mantenimiento.

Alta aclaración

Este procedimiento es perfecto para tonos claros ya que por su alto contenido de amoniaco aclara de tres a cuatro tonos. Es decir, lograrás un rubio increíble. Por su naturaleza es agresivo con el cabello, mucho más que un permanente pero menos que una decoloración.

Fuente: www.instyle.mx


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla