¿Cómo puedo prevenir la enfermedad renal?



Una enfermedad renal no suele presentar síntomas hasta que la afección llega a etapas más avanzadas, razón por la cual, según los especialistas, se denomina “enfermedad silente”.

Una de las funciones principales de los riñones es la filtración, en forma de orina, de los excesos de agua y toxinas que se producen en el organismo, además de regular componentes como el calcio o la vitamina D.

Cuando se producen fallos en este órgano, el riñón deja de filtrar la sangre, por lo que las sustancias que anteriormente se encargaba de regular, como las de desecho o el exceso de agua, comienzan a retenerse en el organismo, haciendo que tóxicos como la urea y la creatinina se acumulen en la sangre.

Una enfermedad renal no suele presentar síntomas hasta que la afección llega a etapas más avanzadas, razón por la cual, según los especialistas, se denomina “enfermedad silente”. La Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón destaca la importancia de un diagnóstico precoz para evitar complicaciones, por lo que es recomendable prestar atención a los siguientes síntomas tempranos:

  • Cambios en la micción como, por ejemplo, levantarse durante la noche a orinar (nocturia) o hacerlo con más frecuencia y en mayor o menor cantidad de lo normal.
  • Cambios en el aspecto de la orina, como un color más claro o la presencia de sangre.
  • Retención de líquidos, lo que da lugar a una mayor hinchazón de las piernas, los tobillos, los pies, la cara y las manos.
  • Cansancio y fatiga ocasionada por la retención de líquidos.
  • Anemia, en algunos casos, debido al fallo renal.
  • Picor en la piel, también denominado prurito, provocado por la retención de tóxicos que pueden depositarse en la piel.
  • Sabor metálico en la boca y un olor a amoníaco en el aliento, debido, todo ello, a una acumulación de la urea en la saliva.
  • Náuseas y vómitos, además de pérdida del apetito o de peso.
  • Por último, cuando el riñón presenta insuficiencia, produce un aumento de la tensión arterial pudiendo causar hipertensión.

La diabetes y presión arterial alta son las causas más comunes de la enfermedad renal.  Si tú tienes diabetes o presión arterial alta, trabajar con tu médico para mantener tu azúcar y tu presión bajo control es la mejor manera de prevenir la enfermedad renal.

Vivir una vida saludable puede prevenir la diabetes, presión arterial alta y enfermedad renal, o puede ayudar a mantenerlos bajo control.

La enfermedad renal no tiene síntomas hasta que tus riñones están muy dañados.  La única manera que saber que tan bien están funcionando tus riñones es con examinarse.  Examinarse para la enfermedad renal es muy simple.  Pregúntale a tú medico por los siguientes exámenes para tu salud renal:

eGFR (tasa estimada de filtración de glomerular por sus siglas en ingles)

El nivel de eGFR es un indicador de que tan bien tus riñones están limpiando tu sangre.

Tu cuerpo crea desechos todo el tiempo.  Estos desechos llegan a tu sangre.  Los riñones saludables sacan los desechos de tu sangre.  Este tipo de deshecho es llamado creatinina.  Su tienes mucha creatinina en tu sangre, este puede ser un signo que tus riñones están teniendo problemas con filtrar tu sangre.

Examen de orina

Este examen se hace para ver si hay sangre o proteína en tu orina.

Tus riñones hacen orina.  Si resultas con sangre o proteína en tu orina, puede ser un indicador que tus riñones no están trabajando bien.

Tu medico te puede pedir por un ejemplo de orina en su clínica o puede pedir que colectes tu orina en tu casa y la traigas a tu cita.

Presión Arterial

Este examen se hace para ver qué tan duro está trabajando tu corazón para bombear tu sangre.

La presión arterial alta puede causar enfermedad renal, pero la enfermedad renal también puede causar que suba tu presión.  Algunas veces tener presión arterial alta puede ser un signo de que tus riñones no trabajan bien.

Para la mayoría de personas, una presión arterial normal es menos de 120/80 (120 sobre 80).  Pregúntale a tu médico que debería ser tu presión.

Aunque el daño no se puede arreglar, tu puedes tomar pasos para mantener a tus riñones lo más saludables posible durante el mayor tiempo posible.  Incluso, puedes ser capaz de detener el daño o impedir que empeore.

  • Controla tu nivel de azúcar en la sangre si tienes diabetes.
  • Mantenga un nivel de presión arterial saludable.
  • Seguir una dieta baja en sal y grasa.
  • Hacer ejercicio por lo menos 30 minutos casi todos los días de la semana.
  • Mantener un peso saludable.
  • No fumar o usar tabaco.
  • Limitar el uso de alcohol.
  • Hablar con tu medico acerca de las medicinas que te pueden ayudar a proteger a tus riñones.

Si la enfermedad renal se detecta temprano, puedes prevenir la falla renal.  Si tus riñones fallan, tendrás que hacer tratamiento de diálisis o un trasplante de riñón para sobrevivir.

 

Un estimado de 30 millones de personas en los Estado Unidos están viviendo con enfermedad renal.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla


Rafael Tapia