La generación de los “baby boomers”
¿Es válido decir groserías en el trabajo?