¿Y si le abrimos un espacio a la gratitud?