Cómo identificar a los “infieles seriales”